lunes, 25 de junio de 2012

Cierran la televisión pública en Paraguay, pero "no" es un golpe de Estado

AVN.- A menos de 48 horas de haber sido perpetrado el golpe de Estado parlamentario contra el presidente Fernando Lugo, la señal de Tv Pública Paraguay fue cortada mientras se transmitía la jornada de protestas y concentraciones en apoyo al Mandatario destituido, informó el enviado especial de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) en Asunción, Raúl Cazal. 

La noche del sábado las instalaciones de TV Pública Paraguay fueron allanadas por órdenes de Federico Franco, designado Presidente por el Parlamento, tras el juicio político exprés orquestado en menos de 24 horas por la derecha del país suramericano. La señal fue cortada durante la transmisión del "Festival cultural contra el Golpe de Estado y en defensa de la democracia en Paraguay".

Desde que Lugo fue depuesto por los parlamentarios, TV Pública Paraguay se mantenía al aire con el programa Micrófono abierto, espacio utilizado por la resistencia paraguaya para enfrentar el cerco de la prensa privada. Poco después del primer discurso de Franco, una comitiva fue enviada al canal para censurar la programación y exigir la cobertura a las actividades del sustituto de Fernando Lugo. Además, se reclamó que la entrevista de Franco ofrecida al canal CNN fuera difundida.

Luego de que la directiva del medio desconociera a Franco y declarara su apoyo al presidente Fernando Lugo, la Organización de Profesionales del Audiovisual Paraguayo subrayó, a través de un comunicado, que "la TV Pública es un medio de comunicación público, no estatal. Los servicios de noticias no responden a ningún partido o movimiento político y son independientes de los intereses del Estado".

3 comentarios:

morlock dijo...

La verdad es que tiene una muy mala papeleta en pueblo uruguayo.

Han recibido la solidaridad diplomática de toda la región y eso es un gran apoyo, pero la aceptación del golpe por parte del depuesto presidente complica mucho el retorno a "normalidad" alguna.
En Honduras, cuando el golpe, Zelaya no estuvo quieto un momento. Recordemos aquel arriesgado intento de aterrizaje en Palmerola que fue impedido con mucho riego por el ejército golpista. También la entrada posterior a la embajada de Brasil, en la cual estuvo cuatro meses. Eso permitió y alentó en gran parte a la Resistencia hondureña, la cual, aunque apenas sea noticia y en las condiciones más adversas, sigue muy activa y organizándose.


Pero en Paraguay la posición de Lugo es letal para las aspiraciones del pueblo. A parte de su nefasto papel como presidente al contemporizar de continuo con la oligarquía, termina ahora por no asumir la responsabilidad histórica a que le obliga su posición de presidente depuesto.

No imagino a un Chávez, a un Correa o a un Evo, que en una situación similar asumieran los hechos sin más.

Anónimo dijo...

Tiene mala pinta todo esto. Ojalá que la presión de Latinoamérica surta efecto, pero no sé, no confío mucho. La única forma sería una protesta generalizada del pueblo, que les hiciera ver que no son bien vistos ni fuera ni dentro.

Anónimo dijo...

Lugo piensa seguir en la lucha desde la denuncia a
los malos manejos del regimen actual.

Debe tener cuidado Obama no lo incluya cualquier
Martes en la lista de asesinatos democraticos que se
dice elabora con sus compinches.

Que recuerde no es ni blanco ni ario.