miércoles, 20 de junio de 2012

Pero si no respetan ni los piños, compay...

Douglas Falsas es una especie de portavoz de los disidentes cubanos que llegaron a España durante el Gobierno Zapatero y a los que la crisis de su paraíso capitalista, los ha dejado en cueros, sin ayudas y con algún galletazo de la policia "democratica" española. 

Sobre el acuerdo al que llegaron con los politicastros del régimen de Madrid cuando arribaron a la "Madre" Patria,  Douglas Falsas dice: "El acuerdo de emigración fue maléfico porque todo fue un engaño y un robo, nos propusieron ayudas durante 5 años y, sin embargo, al ano las cortaron, dejándonos en total desamparo. La ayuda sanitaria fue suprimida a la inmensa mayoría y nunca cubrió el dentista ni el oftalmólogo".

¿El señor Falsa (curioso apellido, le viene a huevo) sabe que en España nunca hubo prestación sanitaria vinculada al dentista que no fuera la simple extracción dental?

Es (o fue, ignoramos si sigue vigente con esto de la crisis) relativamente reciente, una asistencia gratuita que iba un poco más allá del sacamuelas, y que finalizaba cuando el sujeto cumplía 15 o 16 años de edad. Que recordemos, cubria algun empaste y poco más. De las complicadas endodoncias y los carísimos correctores bucales, que sepamos nunca hubo nada de nada; sin embargo, Cuba (un país del Tercer Mundo) ya las cubrían hace 30 años.

Imagen: Cubanos "disidentes indignados" en Madrid, exigiendo a la dictadura capitalista (que a ellos tanto les gusta) respeto por los derechos humanos. Pero si no respetan ni los piños, compay...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Han vuelto a plantar sus orondos culos y sus barrigones a modo de chiringuito de porquería en frente del Ministerio de Asuntos Exteriores,ahora en el cartel pone 40 días,pasé hace un par de meses y no estaban,pregunté al guardia civil de la puerta del ministerio donde estaba toda es "gente" que durante meses estuvieron acampados en pleno centro de Madrid delante de todo un ministerio con colchones y con toda su mierda y el guardia civil solamente se encogió de hombros diciendo que eran ordenes de arriba dejarles ahí durante tanto tiempo y que al final la policía los tuvo que desalojar...
Pero los gusanos han vuelto para llenar de mierda una bonita plaza madrileña

Anónimo dijo...

Ya sabe usted que no comulgo con el castrismo, y cada vez que puedo opino lo que pienso acerca de ese sistema. Pero sinceramente cuando leo estas cosas, con la que está cayendo en España, con las horas que tengo que trabajar para apenas llegar a fin de mes, el que se indigna soy yo. Puede que el gobierno haya contraído algún acuerdo por 5 años, lo desconozco, pero indigna, y mucho, ver a esta gente exigiendo derechos que los curritos que cotizamos durante ya muchos años no tenemos.
Curiosamente ninguno exige un puesto de trabajo, por lo que sé, sino que quieren "ayudas", por la cara. ¿Y a mí quién me ayuda? ¿Y a los mineros y sus familias? ¿Y a las familias que han perdido su casa? ¿Y a los desempleados? Y la lista podría continuar indefinidamente. Hay que tener la cara muy dura.

Anónimo dijo...

Para no comulgar con el castrismo, estas reconociendo que lo que en Cuba es un derecho, aqui solo lo tienes si tienes pasta para pagarlo.

Con lo cual reconoceras tambien que estos que protestan vivirian mejor en Cuba que aqui, mientras no trabajan.

Sebastian.

Anónimo dijo...

No Sebastián, no siga por ese camino trillado de manipular lo que los demás dicen. Cite usted, si puede, la frase donde reconozco eso que dice usted. No existe tal frase, no empecemos mintiendo, que a usted se le ve venir.
Lo que he dicho es que esta gente no tiene ningún derecho de reclamar nada en España, porque hay millones de personas mucho peor que ellos, y que llevan años cotizados para nada.
No me gusta que manipulen mis palabras. Le pido por favor y educadamente que no lo haga otra vez.
Eso que usted llama "derecho" en Cuba solo se lo cree usted mismo. Vaya a La Habana y verá las condiciones precarias, en casas de un siglo o más, apuntaladas, en que viven tres generaciones de cubanos, a veces sin agua y en míseras condiciones. Eso no es un derecho, es una ofensa a un pueblo sacrificado y valiente.
Claro que hacen falta dos coj... para decirlo, y eso en los talibanes defensores del sistema castrista no abunda. Prefieren mentir y manipular, como acaba usted de hacer, para defender lo indefendible.