martes, 30 de octubre de 2012

Milán con Cuba y los Cinco

Agencias.- Miles de personas desfilaron por el centro de Milán para congregarse en la Plaza del Duomo, donde honraron la memoria de Giovanni Ardizzone, asesinado hace 50 años cuando participaba en una manifestación pacífica a favor de Cuba.
 
El 27 de octubre de 1962, manifestantes pacifistas se pronunciaban contra la amenaza nuclear que se cernía sobre Cuba, en la llamada Crisis de los Misiles, cuando fueron atropellados por fuerzas represivas que dieron muerte a Ardizzone e hirieron a dos de sus compañeros.

Medio siglo después -informa Cubadebate- algunos miles de marchistas, portando grandes telas, reclamaron el fin del bloqueo contra Cuba y del terrorismo, junto a pancartas con imágenes de Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González, conocidos como Los Cinco, cuya libertad reclamaron.

La liberación de estos y su pronto regreso a Cuba pedían los manifestantes, acompañados por Ailí Labañino, hija de Ramón, invitada especial a la demostración para que representara a los familiares de Los Cinco cubanos injustamente condenados en Estados Unidos, donde permanecen cautivos hace 14 años.

Convocados por la Cámara del Trabajo Metropolitano, la Asociación Nacional de Amistad Italia-Cuba, la Asociación de Partisanos y la Red Antifascista de Milán, entre otras organizaciones, las principales calles del centro de Milán se vieron colmadas por el desfile solidario y en oposición a todas las formas de guerra y terrorismo.

Como colofón de la jornada, fue develada una tarja de la Comuna de Milán en honor al joven caído hace medio siglo, ante la presencia de la Embajadora de Cuba en Italia, Carina Soto, y de Ailí Labañino.

Las autoridades de la Comuna de Milán retiraron la tela que cubría la tarja en cuyo texto se lee: Giovanni Ardizzone, caído el 27 de octubre de 1962, en defensa de la paz y del pueblo cubano, momento en el que los presentes juraron luchar por la paz, contra el terrorismo y por el regreso de los Cinco.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Por lo que parece en Italia no todos han sido estupidizados por el fútbol y es un merito grande.