jueves, 29 de noviembre de 2012

Los trabajadores de Telefónica abandonan la huelga de hambre

Tomar la decisión de realizar una huelga de hambre es muy complicado: o puedes morirte o pueden quedarte secuelas para toda la vida. Tras 23 días sin comer, los cuatro trabajadores de Telefónica en huelga de hambre decidieron ayer seguir el consejo de los médicos y abandonar el ayuno. Telefónica se niega a dialogar.
 
La protesta que se inició para pedir la readmisión de Marcos Andrés Armenteros, despedido de forma improcedente tras bajas médicas justificadas, ya obligó la semana pasada a dejar la huelga a uno de los cinco huelguistas, Josep Bel, que tuvo que ser ingresado. Los trabajadores han constatado que, si bien Marcos no ha sido readmitido, han conseguido triunfos: romper el silencio mediático, unir a su lucha laboral a los movimientos sociales e incomodar a una multinacional intocable.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro de su finalización. No debemos perder ni facultades ni darles un rato divertido, ni debemos permitirles echarse unas risas cuando leen en el periódico sobre los suicidios y las desgracias del populacho.

Pero sobre todo es útil para saber quienes son los amigos, los enemigos y los enemigos que se dices amigos, esos medios de información que cierran bocas ante Telefonica. Recibirán el tratamiento adecuado cuando les toque.

Anónimo dijo...

Cuando el sufrimiento de un compañero de clase lo.notas como si fuera propio, no se escatima en solidaridad.

Son innumerables las personas y colectivos que se han sumado a sus reivindicaciones.

La lucha continua, y con mas ganas que antes.

Eso una sensacion que los lameculos del capitalismo no podran experimentar nunca.

Sebastian