jueves, 20 de diciembre de 2012

Hacia el Estado vasco

Red Roja.- En el siglo XX el imperialismo ha elaborado tres estrategias para acoplar la forma-Estado a sus necesidades de expansión. La tercera es la del Consenso de Washington. Ahora, incluso pueblos formalmente libres, con Estados reconocidos internacionalmente pueden ser y de hecho son dominados y administrados desde el exterior.
 
Las naciones oprimidas, que ni siquiera tenemos Estado propio, debemos saber que conquistarlo implica, uno, conocer los objetivos y medios del imperialismo, para vencerlo; dos, partir de nuestra historia y de nuestra fuerza, es decir, de nuestro marco autónomo de lucha de clases; tres, prefigurar nuestro modelo de Estado ya en el presente, en la medida de lo posible; y cuatro, a la vez, definir el sujeto colectivo que ha de realizarlo, el pueblo trabajador.

13 comentarios:

Nineu dijo...

Qué sosa ha quedado la "noticia", ¿No crees JM? ¿Vamos hacia delante con Bildu?¿Mejor con Urkullu que con Patxi?¿Nos ayuda el proceso catalán?¿Qué hay de Nabarra? Con semejante título yo me esperaba más. Y no creas que me quejo, me encanta el blog!

Anónimo dijo...

Pero la gente que quiera ser libre debe saber quizas deba estar sin celulares y Tv de plasma durante algun tiempito, recordemos que esa pretension de libertad te la cobran muy cara.

Al minuto pasas a militar en el regimen del mal y hasta te bombardean en nombre de la libertad.

Ahora leia que la India lanzo un misil intercontinental y nadie a protestado por ello, ni la ONU que le limita ese derecho al pueblo norcoreano.

JM Álvarez dijo...

Nineu, pese a que yo tengo mis propias ideas al respecto,en este caso no soy quién para responderte

Preguntale a Red Roja. Suyo es el escrito.

Creo que cito la fuente ¿no?

Saludos

ferro (de mi amigo Demofilo) dijo...

Parte 1

Los bombones del Tío Gilito para estas entrañables fiestas

Para estas entrañables fiestas de Navidad, La Haine nos obsequia con otra estupenda cesta llena de bombones de un Olentzero disfrazado de Tio Gilito que colocan en portada, muy cerca de la chimenea, sin duda porque el acrisolado prestigio del autor así lo merece:

Hacia el estado vasco
Iñaki Gil de San Vicente / La Haine, 20 de diciembre de 2012
http://www.lahaine.org/index.php?p=65995
http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/gil_estvasc.pdf

Pero en plena tregua navideña, los bombones ya no son grandes bombas. No explotan sino que ocultan su contenido detrás de una capa de delicioso chocolate suizo. ¿Qué sorpresas nos aguardan detrás de ese envoltorio de chocolate?

Para averiguarlo primero hay abrir la cesta con los mazapanes y turrones, momento en el que nos enteramos de que el texto forma parte de la obra colectiva "Euskal Estatuari bidea zabaltzen", coordinada por "Ipar Hegoa Fundazioa", una marca registrada del sindicato LAB.

Nada más quitar el papel que envuelve la caja de sorpresas, nos encontramos con el primer bombón, donde Gilito hace de las suyas:

-> Bombón número 1: "Una de las grandes derrotas sufridas por la humanidad trabajadora en los últimos tiempos ha sido la de asumir sin apenas resistencia teórica que los Estados dejaron de ser necesarios para los pueblos"

Este bombón es un Ferrero Rocher, nada menos. ¿A qué "humanidad trabajadora" se refiere? Gilito nada nos dice al respecto. Su "humanidad trabajadora" no es de ningún país concreto, ni de ninguna época concreta. Con Gilito de lo concreto nunca sabemos nada. Posiblemente se refiera a todos los trabajadores del mundo de todos los tiempos porque este Tio viaja mucho, incluso también viaja en el tiempo, y por todos los rincones se ha preocupado de preguntárselo a diestro y siniestro: "¿Considera Usted que su Estado es necesario para su pueblo? No quiero ni pensar en la cara que pondría el interlocutor...

Pero si alguien cree -como es mi caso- que mi Estado no es necesario para mi pueblo, ¿por qué eso lo convierte Gilito en una derrota para los trabajadores? Es otro bombón vacío: no lo sabemos.

Tampoco queda nada claro a qué Estado se refiere Gilito: ¿al Estado burgués? ¿al Estado proletario? ¿a cualquier tipo de Estado?

Las dudas que frases tan profundas suscitan no se acaban nunca: ¿los Estados son necesarios para "los pueblos" o para "las clases" que dominan gracias a ellos?

ferro dijo...

parte 2

-> Bombón número 2: "La pasividad colaboracionista de la burguesía vasca durante el franquismo" (pg.4)

Ni hablar. La burguesía vasca ni colaboró, ni mucho menos pasivamente durante el franquismo. La burguesia vasca formó parte integrante y de manera activa durante el golpe de Estado franquista de 1936 y, naturalmente, luego participó tambien muy activamente en el franquismo.

Pero Gilito quizá se refiera sólo al PNV. Pues bien, el PNV no firmó el pacto del Frente Popular; al estallar la guerra se vendió al fascismo italiano y durante el franquismo participó activamente en el régimen.

Ya se sabe lo que pasa en todas las familias: los hermanos pequeños, como Gilito, se pasan la vida encubriendo las travesuras de sus hermanos mayores.


-> Bombón número 3: "Euskal Herria es un marco autónomo de la lucha de clases"

Se trata de una frase (otra frase más) de la izquierda abertzale de los años setenta que entonces, en momentos internacionales de descolonización, dio un cierto tonillo de izquierda al nacionalismo vasco, además de que les hacía parecer diferentes. Pero dicho ahora, en plena crisis económica, en todas partes, la lucha de clases cada vez se parece más a sí misma.

Pero Gilito no se conforma con eso y por su parte se ve animado, además, a añadir de su cosecha lo siguiente:

a) lo del "marco autónomo de la lucha de clases" no es algo local, propio de Euskal Herria, sino que tiene un estatuto universal, del estilo de "¡Naciones del mundo, uníos!" que en boca de un independentista es un contrasentdo porque ellos lo que quieren no es ninguna clase de unión, sino más bien al contrario

b) lo que en los setenta era la constatación de un supuesto de hecho, Gilito lo convierte en un programa de futuro para crear "un contexto histórico diferente en el contenido y en la forma al del Estado que oprime a esa nación"

c) el "marco autónomo de lucha de clases" tiene una importancia creciente (pg.10)

¿Creciente o decepcionante? La izquierda abertzale hizo de Euskal Herria algo diferente cuando los demás claudicaron ante la reforma franquista, cuando mantuvo en alto con dignidad la lucha nacional durante la transición y posteriormente, cuando denunció la represión y cuando sacó a las masas a la calle con decisión. Entonces aquello parecía creciente, mientras que ahora cuando los albaceas testamentarios de la izquierda abertzale, han arrojado la toalla, resulta hasta ridículo.


-> Bombón número 4: La izquierda abertzale es la "organización de vanguardia", la "fuerza organizada que facilita el rápido paso de la conciencia-en-sí a la conciencia-para-sí" (pg.10)

Nada más lejos de la realidad y, desde luego, de cualquier clase de conciencia, por pervertida que sea. La izquierda abertzale se está prostituyendo gratuitamente. A eso Gilito lo llama "desmilitarización múltiple" (pg.7) pero no dice que la única desmilitarización va a ser la de quienes se bajan los pantalones y que el Estado no va a ceder ni un pelín, como vienen repitiendo hasta la saciedad. Los hermanos pequeños del PNV se aprestan a un nuevo Pacto de Santoña que los hará iguales a todos los demás renegados que en el mundo han sido.

Pero las mentiras de Gilito no tienen fin cuando se apropia de un lenguaje que casi parece marxista para defender lo indefendible. Ese léxico protituido se compone de palabras como "vanguardia", "conciencia en sí" o "conciencia para sí" que luego manipula a su antojo, porque:

a) en sentido marxista la "conciencia para sí" no es ningún "factor subjetivo" (pg.5)
b) la conciencia (en sí o para sí) tampoco es la de una nación sino la de una clase social: el proletariado

ferro dijo...

parte 3

-> Bombón número 5: La gran aportación de la izquierda abertzale ha consistido en "actualizar" el concepto "flexible" (?) de "pueblo trabajador" a las condiciones vascas, "manteniendo su esencia válida y adaptando su forma al capitalismo vasco y a nuestra lucha de liberación" (pg.11)

¡Vaya! Yo creía que la gran aportación de la izquierda abertzale fue la lucha consecuente contra el cambio de fachada del régimen durante la transición e inmediatamente después. Pero Gilito le da más importancia a la teoría y a los conceptos, sobre todo si son "flexibles", de goma, que se estiran y se encojen. ¿Imaginan Ustedes un concepto flexible de plusvalía? Sería estupendo: podríamos estar hablando de cualquier cosa en lugar del capitalismo.

¿En qué consiste ese concepto flexible de "pueblo trabajador" que nos ha brindado la izquierda abertzale? En decir que el concepto de "pueblo trabajador" es tan flexible que se compone de varias cosas que parecen ser diversas, pero no estoy seguro porque Gilito no nos las explica:

a) la clase obrera
b) las "masas explotadas"
c) el "precariado" (pero sólo el consciente, no el otro)
d) las "clases medias en empobrecimiento"

-> Bombón número 6: Gilito enfrenta "la necesidad del Estado vasco" con el derecho de autodeterminación porque éste "se mueve en el plano abstracto, pero sin contenido socioeconómico ni político"

Por un lado, Gilito no sabe lo que es el derecho de autodeterminación, y por eso dice que no tiene contenido. Por el otro, Gilito calla sobre la naturaleza de su "Estado vasco", que a lo largo de su escrito carece de connotaciones de clase; quizá porque basta que sea calificado como "vasco" y entonces es deseable por sí mismo, por el mero hecho de ser "vasco". Es preferible que un Estad sea "vasco" antes que birmano. ¿Se imaginan Ustedes un Estado birmano en Euskal Herria? Sería horroroso.

Ese Estado vasco, ¿de que tipo será? ¿una dictadura del proletariado vasco? ¡Ni hablar! En el futuro Estado vasco "la cuestión decisiva, la de la naturaleza de la propiedad -capitalista o socialista- estará todavía sin resolverse porque no se ha avanzado cualitativamente en el proceso revolucionario" (pgs.9-10). ¿Lo han entendido Ustedes? Cuando haya un Estado vasco será como una especie de limbo porque la cuestión de la propiedad privada aún no se habrá resuelto. ¿Cómo se puede construir un Estado sin decidir antes sobre el régimen de propiedad sobre los medios de producción? ¿Quién va a construir ese Estado? ¡La voluntad popular!, dice Gilito (pg.7), volviendo al siglo XVIII. ¡Qué moderno!

ferro dijo...

y parte 4

-> Bombón número 7: "¿De quién es Euskal Herria, de su pueblo trabajador o del imperialismo franco-español?", una pregunta profunda de las que caracterizan al Tío Gilito

Respuesta: Desde que se abolió la esclavitud, los pueblos no son de nadie. Los pueblos son dominados por sus respectivas burguesías y alguien que no admita esa situación debería luchar por la revolución socalista.


-> Bombón número 8: ¡Atención! ¡Gilito acaba volviendo a Proudhon con siglo y medio de retraso!

Si, de tanto andar por las ramas, Gilito vuelve al socialismo utópico: a "perfilar una estrategia pre-estatal desde ahora", a soñar "cómo podrá ser nuestra vida si tenemos un Estado vasco", un asunto al que dedica todo un capítulo (pgs.7 a 9) en donde las conquistas "se deben realizar aún dentro del marco de la dominación burguesa y franco-española" (pg.10).

Pero cuando Gilito pretende imaginar algo distinto dentro de lo mismo que ya hay ahora, no es que esté soñando, sino que es un reformista burgués de muy cortos vuelos. El proudhonismo no es maś que eso: verbalismo e imaginación cuyo programa el propio Gilito pone al descubierto:

-"reducción del trabajo para trabajar todos"
- "períodos sabáticos"
- un "mercado justo"
- "bancos de tiempo y de tierra"
- "reformas fiscales progresistas"
- "redes de información horizontales"
- "otra forma-moneda avalada públicamente" (pg.9) ¿el hogerleko?
- "administrar el Estado de forma barata y efectiva, antiburocrática y horizontal" (pg.11)

Ya tenemos un programa para vivir cómodamente dentro o fuera del Estado vasco, sobre todo si los periodos sabáticos se prolongan un poco.

Porthos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Porthos dijo...

Un excelente análisis, ferro.

Anónimo dijo...

Pero qué divertido...Tío Gilito por aquí y por allí, La Haine, gracietas por todos lados, sentencias que van y vienen, y aderezado todo con ese tonillo faltón, tan español. Pero, vale, un día de estos quedamos para tomar algún palacio de invierno. Y, sí, Proudhon es antiguo. Fíjate tú.

IraultzaAlaHil dijo...

Me parece muy bueno el analisis de ferro y como pone al descubierto la perfida justificacion del reformismo pro-capitalista de los pequeñoburgueses abertzales, pero ahi un par de cosas, muy comunes entre los m-l españoles, que no me gustan:

1) esa mania de tomar a la izquierda abertzale como un "PNV radicalizado". la izquierda abertzale es el espectro sociologico donde se encuentran los sectores mas progresistas del pueblo trabajador vasco, que se indentifican con el anti-capitalismo y la pertenencia a una nacion no reconocida por las estructuras imperilaistas, Euskal herria. y como en toda sociedad burguesa occidental, esta lleno de taras capitalistas, alienaciones e ideologias peqeuñoburguesas, desde anarquistas hasta reformistas burgueses. Y tambien marxistas-leninistas.

2) para los españoles eso del "derecho a la autodeterminacion" del pueblo vasco es como algo que os veis obligados a aceptar teoricamente, pero no teneis ninguna intencion de apoyar, porque no comprendeis lo que es pertenecer a una nacion negada, lo cual rezuma chovinismo y os lleva a defender marcos de la lucha de clases impuestos por las clases esplotadores como proyecto politico SUYO. Me hace garcia eso de que los independentistas queremos poner barreras... porque cuando os dirigis a los vascos (de hegoalde, los que estan dentro del estado español) hablais tanto de "unidad", pero no os vais a Burdeos a convencer a los "franceses" de que tienen que unirse al proletariado "español" en sus mismas organizaciones?

ferro dijo...

El artículo lo ha escrito "Demófilo" en el foro "forocomunista.org". Comparto lo que manifiesta y lo he insertado en este blog como "respuesta" a la noticia de la que se hace eco "red roja".

También porque uno empieza a sentirse un poco hartito de tanto gurú que quiere que utiliza palabras grandilocuentes y conceptos inventadosque son un contrasentido en sí mismos, tratando al personal como si no fuera capaz de entender y hacernos tragar con ruedas de molino y que conducen sin más a imponer una moderna renovación del "fin de la historia" en unos casos o repetir de forma intelectualoide las tonterías Kautskistas, bersteinianas y similares... aquellas a las que Lenín y los revolucionarios consecuentes tuvieron que combatir para iniciar la época de las esperanzas y realidad de un mundo distinto, esencial y radicalmente distinto. Cuando no se combatió (sí, se trata de un combate en el sentido "guerrero") sólo se llegó a renunciar -traicionar- a la posibilidad de conquistar esas esperanzas, y hacer a los parias sangre de explotación y matadero.

El anónimo de las 22:46, y también "IraultzaAlahil" -Revolución o muerte-, coinciden en sacar al ruedo la palabrita fácil, el argumento resultón: español. ¡Tan contundente como el anonimato y el apodo-consigna... entre los de su ambiente tan "vasco" y que coincide con gilito (ya ves 10:46, supero a "Demófilo"y lo minusculeo) y su receta "estado vasco".

Si vosotros no sois capaces de hacer un análisis objetivo y sacar conclusiones, tal vez lo tengan que hacer los revolucionarios "españoles". Es más, tal vez también, esos revolucionarios "españoles" se descubran como los verdaderos independentistas vascos, y catalanes, y gallegos, y... porque al menos no se van a rendir, "bajar los pantalones", que dice Demófilo. Revolución o Muerte no es una consigna para ellos, sino un modo de vida; como lo es el derecho de las naciones a su autodeterminación en su programa, un punto, tan esencial que formaba parte desde aquellos inicios en los que ni siquiera sabían hasta donde iban a llegar, pero que sí defendián que era tan natural como el derecho a la resistencia y a la rebelión. Y jamás, jamás, negociar una rendición obligando a su alma a que secunde la traición.

ferro

Anónimo dijo...

A la IA le ha pasado lo mismo que a IU con 20 años de retraso (dadas sus características industriales) simplemente se retrasó lo inevitable, es decir, convertirse en la IU vasca.