viernes, 26 de julio de 2013

Romper la cuerda por el lado más débil

Hemos leído y oído con profusión en los repugnantes medios españoles la exclamación “¿Qué ha hecho este hombre, dios mío?” vinculada al maquinista del tren ALVIA Madrid-Ferrol, proferida por una persona horrorizada ante lo que estaba viendo. Es normal que en casos así, se piense primero en lo más simple; sin embargo nosotros pluralizamos la expresión y la dejamos en “Qué han hechos estos hombres". Porque han sido muchos. Más de uno, que es a quien, en estos momentos custodia y vigila la Policía. ¿A esos otros no los vigila nadie preventivamente?.

 Esta mañana el Secretario General del Sindicato de Maquinistas ha vuelto a redundar en lo mismo. De sus declaraciones se deduce que existen dos sistemas de seguridad independientes entre sí. Según el modelo de la máquina, señalizan con ésta y actúan uno u otro, controlando al convoy e, incluso, llega a frenarlo completamente si es necesario. Sea cual fuera, no se ha activado. Esta versión contrasta con otras que dicen que en ese tramo no hay ningún sistema. De ser cierto, su inexistencia sería mucho más grave tratándose de un punto negro y de un tren de alta velocidad ¿Cuántos casos como el de antesdeayer se habrán producido sin ninguna incidencia porque todo funcionó? Nunca nos lo dirán.

Esto nos lleva a superar la responsabilidad única del maquinista e ir más allá, hacia los altos mandos de ADIF-RENFE, hacia el Ministerio de Fomento, hacia, en definitiva, el presidente del gobierno, último responsable de esta pirámide tan estrechamente ligada a la reducción del déficit a costa de los recortes que sean “necesarios” Y ese “a costa de lo que sea”, está siendo trágico.

No esperamos nada de esta "investigación teledirigida" pero bajo nuestro punto de vista en el 24-J, como en el 11-M, la responsabilidad suprema compete al régimen y sus servidores. En lugar de decretar tres días de luto, Rajoy debería comparecer tres veces como mínimo, ante un juez. Nos tememos que no sucederá.

2 comentarios:

Porthos dijo...

Ahora ya descubrieron también que el maquinista presumía de velocista en Facebook

Anónimo dijo...

Lo que tendrían es que estar trescientos años entre rejas, la seguridad de las personas les importa una mierda mientras saquen mucho dinero, ojalá se ahoguen entre tanto billete.

Esther