domingo, 28 de julio de 2013

Sucedió en Japón

Increíble pero por suerte, no ocurrió nada.




2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
el parado enmascarado dijo...

Ahora que hablas de Japón, he visto que tienes en un post del día 23 un comentario sin respuesta, me voy a permitir responder yo mismo y con varios días de diferencia. El comentario anónimo decía: "sí, y lo cierto es que Fukushima, por mucho que algunos les duela, fue una catástrofe mucho mejor controlada y con infinitamente menos víctimas que Chernobill, lo de Chernobill fue simplemente una vergüenza de una URSS en plena decadencia y rodeada de apatía.
Empiezo por lo último dándole la razón al anónimo, sí era una vergüenza aquella URSS que había caído en manos de Gorbachov y su banda de corruptos traidores, de aquellos polvos estos lodos, de aquellos chorizos estos recortes. Sobre lo primero, se nota que no se ha informado de forma independiente, o sea bien, ¿acaso no sabe que la central nuclear de Fukushima sigue emitiendo radiactividad a estas alturas? ¿no sabe lo que es el “efecto de Coriolis”?. El efecto de Coriolis se produce por la rotación de la tierra, por el cual en los océanos y sus proximidades en el hemisferio norte las corrientes atmosféricas y marinas siempre tienen la misma dirección, esto es, en el sentido de las agujas del reloj, y en el hemisferio sur al contrario, de este a oeste, por tanto la radiactividad en Fukusima, que como sabrán está en la costa este del país, siempre se mueve hacía el Océano Pacifico y nunca hacía el resto de direcciones que son las que hubieran originado una verdadera tragedia ecológica y humana, sin precedentes en la historia, no solamente en Japón sino en todos los países del extremo oriente. La central nuclear de Fukusima está emitiendo radiactividad al Océano Pacifico desde el accidente de Marzo del 2011 pero gracias al Efecto de Coriolis "no se está notando", porque la inmensa radiactividad que ha emitido hasta ahora se dispersa por el gigantesco Océano Pacifico norte. ¿No sabe el anónimo que se ha detectado radiactividad procedente de Fukusima en un lugar tan lejano como California? ¿No conoce eso que se ha dado llamar “Sopa de Plástico” que no es otra cosa que millones de toneladas de productos plásticos de deshecho arrojadas al Océano Pacifico desde los países ribereños, y que por el Efecto de Coriolis en las corrientes marinas tienden a terminar concentrándose en el centro del Océano Pacifico norte, -para hacerse una idea de como funciona la fuerza de Coriolis, piénsese en un disco de vinilo en el cual la aguja empieza dando vueltas en la zona más exterior del disco y a cada vuelta las va dando más hacía dentro hasta que al final se para en la zona central- y que se calcula que tiene un tamaño equivalente a la suma del territorio que ocupan juntos Perú y Ecuador. Ahora además de plástico de los países ribereños, también se va ha ir acumulando la radiactividad de Fukusima, una bonita sopa de plástico radioactiva, todo un logro del capitalismo más eficiente, esos éxitos de los que la prensa burguesa -por modestia, sin duda- no se va a hacer eco nunca, NEVER, pase lo que pase, que entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera, ¿no les parece?.