domingo, 29 de septiembre de 2013

Cañamero bajó de la sierra al llano

Ayer tuve el placer de asistir a un acto público donde intervino Diego Cañamero. Fue en la localidad de Trebujena, un pequeño pueblo  de la provincia de Cádiz de siete mil habitantes que tiene en la lista del paro a más de mil personas en edad de trabajar, un porcentaje aterrador. Dicen que Trebujena se declaró "pueblo comunista”. Si eso es así ¿Por qué no hace política comunista como Marinaleda donde no hay desempleados?


El mitin se celebró en el contexto de “La Fiesta Obrera", acontecimiento que organiza el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) de Trebujena y en ella se combinan actos políticos y sociales. Y así fue. En la caseta o pabellón (no sé bien cómo citarlo) había personas de todas las edades, niños corriendo para acá y para allá entre tenderetes de mercancía artesanal... todo el mundo esperaba a Cañamero. Allí estaban sus iguales, su gente.

Es notoria la rapidez con la que un personaje sencillo pero capaz de indignarse ante la injusticia, avanza de manera vertiginosa en el plano ideológico, denunciando la ilegitimidad de un sistema que desconoce a los ciudadanos y al que sólo le interesa el mercado, ergo, grandes empresas, fortunas y latifundistas. Al hilo de esa realidad, Cañamero denunció una vez más que en esta democracia burguesa (dictadura del capital) no hay ni habrá partido político alguno que represente a las clases populares, aunque no por ello excluye a nadie que sea honesto. Incluso mostró su solidaridad internacionalista clamando contra las agresiones imperialistas en Oriente Medio.

En este salto hacia adelante  ha desbordado su lucha inicial vinculada a las vicisitudes de los campesinos (su origen), tomando conciencia de la problemática del proletariado de la bahía de Cádiz, más concretamente de los trabajadores de Astilleros y Delphi. Ha bajado de la sierra al llano que no es campiña, y está desarrollando una alianza obrero-campesina al margen de sindicatos oficialistas y de todo lo que huela a régimen.

Como dije en una ocasión Diego Cañamero es, hoy por hoy, algo más que SAT. Se ha constituido en un referente popular, en un líder popular al que no es necesario citar bajo unas siglas. Para llegar a esa conclusión es suficiente con oírle decir “El capitalismo es un sistema caduco que está llegando a su fin”

No hay comentarios: