sábado, 26 de octubre de 2013

Despedida por faltar al trabajo el día que la desahuciaron

Nuevo detalle  de la "Marca España" que "crea" trabajo y está "saliendo" de la crisis.

El pasado 11 de septiembre más de 100 antidisturbios desahuciaron a Amaya, una trabajadora de 31 años que no podía hacer frente al alquiler abusivo exigido por la inmobiliaria Laudea. Una semana antes, Amaya había pedido a la empresa de telemarketing dónde trabajaba – Konecta – un cambio de turno para poder asistir a su desahucio. Ella dejó claro que el cambio se producía por asuntos de índole judicial y que en caso de denegárselo le sería imposible acudir. La respuesta de su coordinadora fue “no creo que sea posible, aunque ya eres mayorcita y conoces tus responsabilidades. Ese día no puedes faltar”. Amaya se enfrentó a su desahucio con un doble temor: perder la casa y el trabajo.

A pesar de la respuesta popular, Amaya se quedó en la calle gracias a que los antidisturbios tomaron el barrio desde primera hora de la mañana. Debido a la extraordinaria tensión de la situación, ella acabó psicológicamente destrozada y el médico de cabecera le dio unos días de baja para recuperarse. Tras aquel shock Amaya luchó para seguir adelante y conservar su empleo, mientras continuaba peleando para que Laudea condonase su deuda.

Ayer 25 de octubre, de forma totalmente imprevista, Amaya fue despedida por acumulación de faltas. La carta de despido señala el día de su desahucio y los posteriores como el motivo de la extinción del contrato. Aunque la empresa reconoce que las ausencias están justificadas (con presentación del informe médico pertinente) se escuda en que la Reforma Laboral aprobada el pasado año les permite hacerlo.

Inmediatamente Amaya se ha puesto en contacto con la sección sindical de CGT en Konecta, que se dispone a elaborar una demanda por despido improcedente o nulo.

Sin embargo, más allá del plano judicial, el movimiento por el derecho a la vivienda y los sindicatos combativos vamos a lanzar una campaña pública para señalar a Konecta. Los despidos improcedentes y los abusos contra las trabajadoras son una constante en el sector del telemarketing y en Konecta en particular. La precarización de las condiciones laborales, sancionada en impulsada por la última Reforma Laboral, sitúa en la absoluta indefensión a los miles de trabajadores que conforman este nuevo proletariado de teclado y teléfono. El despido de Amaya es tan sólo un ejemplo de hasta dónde están dispuestos a llegar, convirtiendo la tragedia de un desahucio en pretexto “objetivo” para rescindir un contrato.

Por todo ello exigimos a Konecta la inmediata readmisión de nuestra compañera Amaya. Para ello utilizaremos tanto las vías jurídicas como la acción directa. Porque después de paralizar centenares de desahucios en Madrid, sabemos que la presión popular es la única forma de obligar a los poderosos a hacer justicia. Es hora de trasladar la fuerza que hemos desplegado en los desahucios en el plano laboral, utilizando para ello la mejor herramienta de la que disponemos: el apoyo mutuo. El sindicalismo combativo siempre ha utilizado estos métodos para enfrentarse a los abusos patronales; ha llegado el momento de que esta estrategia se vuelva masiva. Porque el desahucio es sólo el final de una historia que siempre comienza con un despido. Porque los trabajadores y trabajadoras debemos autoorganizarnos para conquistar todos nuestros derechos; no sólo el de dormir bajo un techo.

yometiroalmonte.es

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si despues de lo ocurrido sigue con vida es dichosa, mantenerse viva con todo en contra y en una sociedad que trata a las personas peor que a los animales de por si es un acto heroico.

Y digo lo de los animales porque de seguro si un policia golpea un animal seria duramente criticado por las organizaciones que los defienden.

Aqui en Miami lo veo, un policia mato a un perro y casi lo crucifican por trato inhumano, si mata una persona nadie dice nada.

En realidad es lógico, el sistema ha llevado las cosas a que las personas son peores que las fieras.

Sebastian dijo...

Es chocante ver como los mamporreros del sistema quedan calladitos ante noticias asi.

Me pregunto que sentiran defendiendo a quien provoca aberraciones como esta.

Estan todos ellos hechos de la misma mierda.