miércoles, 23 de octubre de 2013

Dos caras de una misma moneda

Por supuesto, de una moneda más falsa que Judas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues resulta increible lo que puede hacer el dinero, ha convertido una facha en una munnequita.

Pero otros usan el dinero de los impuestos para matar.

Ni con uno ni con otro, que trabajen como los demas.