viernes, 25 de octubre de 2013

Lunes genuflexo

Sigue coleando el asunto del espionaje de EEUU a sus "aliados" 

Agencias: "El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha ordenado al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que convoque al embajador de Estados Unidos en Madrid, James Costos, para recabar información sobre un supuesto espionaje de Estados Unidos a España. La cita entre Exteriores y Costos será el próximo lunes a las 10.30 horas"

Memoria histórica: El ministro de Interior del gobierno del PSOE, José Antonio Alonso, afirmó en 2008 que "si los vuelos de la CIA hicieron escala en España, estaríamos ante unos hechos gravísimos y no tolerables los cuales podrían afectar a las relaciones bilaterales". Esos vuelos fueron reconocidos poco después por el entonces embajador yanqui, Eduardo Aguirre un mafioso de origen cubano. El régimen de Madrid se aplicó el cuento de "donde quise decir digo... no dije nada"

Para qué convocan entonces el próximo lunes al embajador estadounidense ¿Para practicar el "arte de la genuflexión"?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

joer el margallo se las da de tan machito y ahora le come la polla al yanki sionista maricon

Anónimo dijo...

Que comecaca esa gente !

Le van a preguntar a los gringos si pueden decir que los estaban espiando.

Verdaderamente es un hecho genuflexo y una falta de respeto a si mismo.

Y si les dicen que los estaban espiando ? Que diran o pediran perdon por la pregunta tonta como los otros gobiernos europeos.

Aveces es mejor dejar las cosas así nomas.

Sebastian dijo...

Recuerdo cuando Chavez decia "los yankis espian a todo el mundo, incluso a sus aliados", y la falsimedia lo queria poner de loco por ello. Y ahora ya ves, hasta la Merkel lo dice.

Estos cagones vendepatrias del pp no se atreveran ni a soplarle en la oreja al embajador yanki. Ya vimos en los cables de wikileaks ,que el anterior embajador se dba el gusto de exigir que cierren el caso de Xose Couso porque "se estaba impacientando".

Y la Fdez de la Vega y el resto del gobierno Zapatero, calladitos y obedientes.