sábado, 30 de noviembre de 2013

Capitalismo "moderno: miles de curas por teléfono

El servicio de Salud gallego quiere despachar, vía telefónica, la friolera de once mil consultas diarias.Yo me voy pa Labana y no vuelvo más, dice la letra de una canción.

El Servizo Galego de Saúde (Sergas) pretende que a partir de ahora sus médicos de cabecera despachen por teléfono entre un 15 y un 20 % de todas las consultas realizadas. Traducido a números absolutos, según se deduce de cifras contenidas en la última memoria oficial de la Consellería de Sanidade, eso obligará a los doctores de cabecera de la red autonómica a atender al aparato de 2,07 a 2,76 millones de citas cada año. O sea, hasta 11.000 diariamente, teniendo en cuenta que los servicios de primaria de la comunidad cierran tanto los sábados y domingos como los festivos.

El sistema se pondrá en marcha este mismo lunes en todos los centros de salud y consultorios de las cuatro provincias, más de 470, de acuerdo con datos facilitados por el departamento que dirige Rocío Mosquera. No obstante, a lo largo del verano ya fue probado en siete instalaciones: Covada-Oleiros, en el área de A Coruña; Ares, en la de Ferrol; Baleira, en la de Lugo; Cerdedo, en la de Pontevedra; A Baña, en la de Santiago; Salvaterra de Miño, en la de Vigo; y Toén, en la de Ourense. Resultó un «éxito» esa experiencia piloto, en palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, quien ayer, a la conclusión de la reunión semanal de su Gabinete, informó de la inminente extensión del método a Galicia entera.

A tenor de una encuesta esgrimida por el jefe del Ejecutivo autónomo, el 93 % de los pacientes que testaron la novedad calificaron la experiencia de «boa ou moi boa». «E ao 95 % pareceulles apropiado o tempo de consulta», añadió el mandatario popular. Igualmente, 46 de cada 50 «manifestaron terlles quedado claras as indicacións recibidas», apostilló.

Básicamente, la cosa funcionará así: como si fuese a requerir una asistencia convencional, el paciente marca el 902?077?333, solicita una cita telefónica con su médico, facilita su número de fijo o de móvil, conviene con el operador fecha y hora, y luego, en teoría, en el día y el momento fijados previamente, el doctor le devuelve la llamada. ¿Cuánto tiempo tendrá que esperar el enfermo desde que pida asesoramiento hasta que lo obtenga? «Lo mismo que en el caso de una consulta normal», según un portavoz de Sanidade.

«É un modelo voluntario -defendió Feijoo en su intervención- que facilita e axiliza o acceso dos cidadáns á consulta de un médico e que, por tanto, evítalles desprazamentos e esperas innecesarias». «Estamos innovando un servizo que, de resultar operativo e satisfactorio como a experiencia piloto acredita, sen dúbida suporá unha mellora considerable na accesibilidade e rapidez das consultas de familia», remachó.

¿Y qué opina el sector? Bastante igual. O al menos eso se colige de lo que cuenta Rosendo Bugarín, vocal de primaria del Colegio Oficial de Médicos de A Coruña, que califica la iniciativa de «acertada». Y apunta: «Con esta medida sistematízase algo que en certo modo xa se estaba a facer, dáselle soporte nas axendas, recoñécese un traballo non recoñecido e se organiza o desorganizado». No se moja, en cambio, a la hora de certificar si podrán ser ventiladas por teléfono o no ese 20 % del total de atenciones que el Sergas se ha fijado como meta despachar no presencialmente.

La Voz

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por aca por Gringolnadia va ganando terreno el oscurantismo y la charlataneria como una forma de entretener la gente ante la imposibilidad de pagar los elevados gastos medicos.

Ahora existen todo tipo de curas milagrosas, hasta para el cáncer y te lo anuncian en la Tele como si fuera lo Plus Ultra en medicina.

Desde luego solo para el populacho.