domingo, 24 de noviembre de 2013

En Moldavia no quieren fascismo

Miles de personas se manifestaron ayer en Chisináu exigiendo la dimisión del Gobierno y mostrando su rechazo a la posible integración del país en la UE.

Los manifestantes portaban banderas rojas con la hoz y el martillo, así como pancartas exigiendo la renuncia del presidente y del primer ministro y pidiendo elecciones anticipadas. 

La protesta se produjo después de que los partidos filofascistas de la alianza liberal-democrática, que funge al frente del desgobierno, celebrara el día 3 un mitin en apoyo a la integración de la UE y Moldavia, es decir convertir al país en un Estado esclavo de la UE.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cuando podian llenar Moldavia de dinero compraban voluntades, eso se acabo, ya milagro no hay ni en la Iglesia.

Ya todos sabemos los milagros son una farsa.