jueves, 21 de noviembre de 2013

Las monjas quieren desahuciar a una madre y a su niño

"Es que ese niño no es el Niño Jesús", pensarán para limpiarse el trasero, perdón, la mala conciencia.

Una pontevedresa y su hijo de 8 años podrían tener que abandonar la vivienda que su tía abuela dejó en herencia a una comunidad religiosa

Una pontevedresa, Rebeca Araceli Pereira Mouriño, y su hijo de 8 años podrían tener que abandonar en breve el piso que perteneció a su familia y en el que llevan residiendo algo más de cuatro años. La vivienda pasó por herencia a la congregación de las Hermanas Servidoras de Jesús de Cottolengo del Padre Alegre y estas iniciaron un procedimiento para desahuciarlos.

Fue la propia afectada la que relató ayer cómo, a la muerte de su tía abuela hace unas dos décadas, esta dejó en herencia el piso -de 133 metros cuadrados y ubicado en pleno centro de Pontevedra- a las monjas, con la condición de que su hermana pudiese disfrutarlo hasta su fallecimiento. Hace algo más de cuatro años, Rebeca y su hijo se mudaron con su abuela. «Mi abuela pagó todo, estuvo viviendo ahí y hace un año y medio que murió [...]. Fuimos pagando todo. Se estropeó el baño, pagué lo del baño, lo de la vecina de abajo, puse radiadores, pinté... Como si fuera mi casa, la cuidé como si fuera mía», explicó.

En octubre del 2012, la pontevedresa recibió un carta remitida por el representante legal de la congregación. Su primer párrafo, toda una declaración de intenciones: «Nos ponemos en contacto con usted en nombre de nuestro buen cliente Hermanas Servidoras de Jesús de Cottolengo del Padre Alegre, propietarias del piso que usted está ocupando de modo ilegal, para exigirle que desaloje el inmueble a la mayor brevedad».

Rebeca acudió a una abogada y, en un momento dado, esta, según su versión, «me dijo que no pagara más comunidad y dejé de hacerlo». Y el pasado mayo se formalizó la demanda de desahucio de precario que debería dirimirse en unas semanas.

Entre otros argumentos, se esgrime que la joven no es titular de la vivienda, que no abona renta alguna y que «tampoco hace frente a los pagos de la comunidad ni a los daños producidos a terceros por averías en las instalaciones de la vivienda».

Este extremo es negado taxativamente por la pontevedresa, quien no discute la propiedad de la casa. «El piso es de ellas, pero que tengan un poquito de corazón», dice, al tiempo que entiende que los desperfectos referidos tendrían que haber sido abonados, en todo caso, por las propietarias. En su lugar, «lo pagamos todo de nuestro bolsillo. Tendrían que acarrear con todos los gastos, pero no lo hicieron».

En cualquier caso, apela a la caridad cristiana para que le dejen algo de margen para buscar una vivienda con una renta que se ajuste a su bolsillo -«si me echan, que lo hagan, pero que me dejen un margen para buscar algo que entre dentro de mi economía, tengo un niño...»- o que le impongan el pago de un alquiler social. Y mientras se aproxima la fecha del juicio, Rebeca ha tenido que acudir a la justicia gratuita para encontrar otro abogado que la represente en la vista oral de diciembre.

«Deberían tener caridad. Los bancos ya sabemos que es un negocio, pero la Iglesia...», sostiene un conocido de la joven

Noticia recogida por Merchi, nuestra inestimable corresponsal  desplegada sobre el terreno.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Que se alegre los tiempos a cambiado, solo un tiempito antes la quemaban viva con hijito y todo, ahora se deben guardar las apariencias de humanidad.... pero quien sabe.

Anónimo dijo...

pero malas...malas...malas.

malismas..uyyyyy

Anónimo dijo...

Lo de solo un tiempito antes las quemaban vivas con hijito y todo a que te refieres?
Por favor, documentaos mas. El que un profesor abuese de un alumno no significa que no podamos llevar a los niños al cole.Hay gente que se ceba con la iglesia, a ver cuando comentais una noticia buena, que las hay.
En la guerra civil se ejecutaron unas 10000 personas entre clerigos, sacerdotes y monjas.Simplemente por creer en Dios, durante una temporada en el 36 se llegaron a ejecutar 70 religiosos al dia.Viva la libertad de expresion y de culto.
Cuando comenteis una noticia referente a alguna religion, hacedlo desde el respeto
como haceis con cualquier otras personas de la sociedad, ¡o a lomejor es que los cristianos no nos merecemos nada!

JM Álvarez dijo...

20:32 "malismas" no: MALISISMAS

JM Álvarez dijo...

09:29

A raiz de la noticia parece que en la guerra civil se quedaron cortos

Anónimo dijo...

también, a la vista de las cosas que se escriben en este blog, Franco se quedó corto, muy corto.
Ya ves

Alfonso Photo Matón dijo...

Anónimo anterior:

Soy el fotógrafo de la foto que ilustra esta entrada. Entrañables los tiempos aquellos en que atestaban las instantáneas las piadosas Madres Adoratrices del Santo Ano de Franco (vulgarmente conocidas como "chupaculos del Caudillo")

Lástima que en la actualidad solo quedes tu y la pobre Sor Aya, la guineana que te limpia el culo. Pero tranquila que pronto verás a todas tus hermanas difuntas y al Santo Ano en todo su esplendor en un celestial Valle de los Caidos.

Saludos y ¡arriba España !

JM Álvarez dijo...

Franco "La Culona con botas"

Anónimo dijo...

Yo veo que esta señora quiere disfrutar un piso que no es suyo.
Veo también que quiere aprovechar que las propietarias son monjas para forzar a lo que no tiene derecho.
Leyendo la historia parece que todo el tiempo en que esa señora ha vivido con la abuela, y luego sola, no cuenta: simplemente quiere seguir usando algo que no le pertenece.
No soy partidario de dejar a la gente en la calle, pero la obligación de ayudarles es de todos, no de unos cuantos, sean monjas o no.
El piso se dejó en herencia para ayudar a las actividades sociales y asistenciales de estas monjas. Si la dueña hubiera querido habérselo dejado a su sobrina nieta, lo hubiera hecho. No lo hizo. Tampoco las monjas son libres de usarlo como quieran, puesto que es para un uso muy determinado.
La noticia no indica nada del padre del niño ni de la posible ayuda de familiares directos de esta señora.
Tampoco indica el trabajo que esta señora hace -si hace alguno- .
Tampoco indica que la cantidad de alquiler que quiere/puede pagar. Parece que después de año y medio no ha encontrado nada. Acostumbrada a no pagar durante cuatro años. me imagino que le será duro acostumbrarse.
No hacen ustedes ningún bien favoreciendo y justificando estos comportamientos. No son sociales y sí parasitarios.
Al final, estas monjas han tenido que contratar a un abogado e ir a juicio -lo que cuesta dinero-, para recuperar algo que es suyo.
Me pregunto si esta lista ha hecho algo para compensar los gastos, o también querrá estar a la sopa boba.
Y esto va por usted: En su caso, ¿que haría? ¿dejaría que un extraño usase su piso como si fuese suyo, o intentaría recuperarlo? Pues lo mismo que es bueno para usted, es bueno para los demás. Sean monjas o no.
Promoviendo el odio y el enfrentamiento gratuitos no va a beneficiar ni a usted, ni a su familia, ni a nadie. No hay excusa por que la España de hoy no tiene nada que ver con la del 36. Y el odio es siempre de dos direcciones.
Tal vez usted se considera muy progresista, muy ilustrado y muy republicano.
Si usted hubiese vivido el tiempo suficiente fuera de España, usted tendría ahora una visión y una perspectiva más realista de usted, de España y de la vida. Y sería más responsable también.
El castigo es la crisis que estamos viviendo, creada por unas políticas económicas erróneas, pero progresistas, que estamos aplicando desde hace más de 30 años. La puntilla ha sido la gestión zapatera, también muy progresista, muy ilustrada y muy republicana. Somos el hazmereir de Europa. Pero eso sí, muy progresistas, muy ilustrados y muy republicanos (yo incluso añadiría y muy igualitaristas de género).
Después de la educación obligatoria y gratuita, yo espero de una persona que haya estudiado el bachiller, un mínimo de objetividad. Por lo menos en la persecución de sus intereses.
Gracias

JM Álvarez dijo...

Tu comentario podria ser hasta valido si no vivieras en una España donde la gente se arroja desde el balcón a la calle cuando les arrebatan la casa