sábado, 4 de enero de 2014

Aquí tenemos a uno de los explotadores-especuladores

José Manuel Loureda, expresidente de Sacyr y actual miembro del Consejo de Administración, vendió once millones de euros en acciones de la compañía el 23 de diciembre, es decir, poco antes de que se paralizara la obra de Panamá. Esta es la clase de gentuza por la que dan la cara en el extranjero los no menos gentuza, Fofito Margallo y Ana Caracaballo Pastor mientras que a los doce millones de pobres que habitan en España se los pasan por el trasero.

El expresidente de Sacyr José Manuel Loureda vendió un total de 2,87 millones de acciones del grupo de construcción y servicios, representativas del 0,597% del capital de la compañía, el pasado 23 de diciembre, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ese día, Sacyr cerró su cotización a 3,87 euros por acción por lo que Loureda, que sigue formando parte del Consejo de Administración de la compañía, se embolsó más de 11,1 millones de euros en la operación.

De esta forma, Loureda redujo su participación en Sacyr desde el 9,02% hasta el 8,423%. La operación se efectuó a través de la sociedad Prilou, en la que el empresario ostenta el 47% del capital y que a su vez es propietaria del 86% de otra sociedad denominada Prilomi.

El 8,423% que Loureda posee en la corporación está distribuido entre estas dos sociedades, de forma que Prilou tiene un 3,405%, mientras que Prilomi cuenta con el 5,018% restante.

José Manuel Loureda realizó distintas ventas de acciones de Sacyr en varias ocasiones durante el pasado año, reduciendo su participación desde el 11,5% que ostentaba en febrero hasta situarla por debajo del 9% al cierre del ejercicio.

El diario.es



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre se ha dicho nadie hace una fortuna con el trabajo, eso lo definió magistralmente creo que Honorato de Balzac:

"Detras de toda gran fortuna hay un gran crimen."

Mas en el mundo en que vivimos que no importa la vida de la gente y que es la herencia del mundo cristiano de esperar una mejor vida despues de la muerte porque en esta no hay esperanza.

Anónimo dijo...

Gallardon:
http://trotskistak.blogspot.com.es/2014/01/ruiz-gallardon-padre-hijo-y-espiritu.html