viernes, 24 de enero de 2014

Desahuciados por Mari Juana

Un matrimonio gallego podría perder la casa por fumarse un porro ¿Que no se lo creen? Lean, lean.

Nunca se imaginaron que una sola planta de marihuana podría salir tan cara. Una familia humilde de Fornelos de Montes teme por el embargo de su casa al no poder hacer frente a una multa de 9.600 euros impuesta por la Secretaría de Estado de Seguridad por cultivar una mata de cannabis en el huerto de su casa. Para complicar más la situación, Hacienda les aplica un recargo de apremio de 1.920 euros por no abonar la sanción en el plazo, por lo que la deuda asciende a 11.520 euros.

La gente nos habían dicho que una sola planta era legal, que no pasaba nada, así que nunca pensamos que nos podría traer problemas", afirma Lupe. Sin embargo, la sorpresa no tardó en llegar. Dos meses después de que los agentes se incautasen de la planta les llegó una carta de la Subdelegación del Gobierno en la que les informaban del peso definitivo de las hojas, fijado en 946,370 gramos, y de la apertura de un expediente sancionador al tipificarse como una infracción administrativa grave."Era una planta grande", reconoce Lupe, "pero no como para que pesara casi un kilo tras el proceso de deshoje, no dábamos crédito".

Pero lo peor estaba por venir. En febrero del pasado año un escrito de la Secretaría Estado de Seguridad les comunica la resolución de su expediente con una multa de 9.600 euros, toda una fortuna para una familia que apenas consigue llegar a fin de mes y con dos hijos estudiantes. Lupe trabaja como empleada de hogar en una casa del municipio y su marido, albañil autónomo, no tiene ingresos fijos en un sector como la construcción, duramente golpeado por la crisis.

"Somos conscientes de que cometimos un error y tenemos que ser castigados por ello, pero nunca imaginábamos esa cantidad de dinero. Con nuestros ingresos no podemos hacer frente a esta multa", lamenta la mujer.

Para intentar pagar el importe de la sanción solicitaron un crédito a un banco, aunque solo les concedió 8.000 euros. Y para dificultar más la situación, Hacienda aplicó un recargo de apremio de 1.920 euros al no abonar el importe en el plazo establecido, por lo que la deuda total asciende a 11.520 euros.

Ahora su mayor temor es que, ante el impago de la sanción, les embarguen la casa. "Es el único patrimonio que poseemos y no estamos dispuestos a perderlo todo por una planta de marihuana. Creo que se ha cometido una injusticia con nosotros", concluye Lupe.

Faro de Vigo

Y mientras tanto, algún que otro ministrillo, metiéndose coca hasta por la orejas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Desde luego el auge de la mariguana obedece a que es la droga de los pobres y algo hay que darle.

Por aca por USA se vaticina que las proximas elecciones seran las " elecciones de la mariguana" y sobre ella seran los resultados.

Asi van las cosas en una civilizacion que lo unico que tiene para ofrecer es huir "al paraíso" .