sábado, 25 de enero de 2014

Dice el refrán que "quien a hierro mata a hierro muere"

Un policía muerto, otro herido y dos más apresados por  los "democráticos" proeuropeos son la consecuencia de la política timorata de Yanukovich quien fuera elegido presidente por la mayoría del pueblo ucraniano. No se puede estar  bien con Dios y el Diablo.

Agencias.- Poco después de que el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, accediera a la reestructuración del Gobierno y la revisión de las leyes "dictatoriales", los manifestantes han vuelto a lanzar cócteles molotov y adoquines contra la policía. 

Los manifestantes, que habían fortificado durante los últimos dos días con sacos de nieve las barricadas tras los autobuses calcinados, han creado una nueva cadena de fuego alimentada con neumáticos para mantener a raya a los antidisturbios. En respuesta, la policía ha reaccionado con el lanzamiento de granadas aturdidoras y chorros de agua (agua contra pistolas... imagen que acompaña esta entrada, N. de E.)

Los medios ucranianos han informado de que en la madrugada del sábado un policía fue asesinado de un disparo en la cabeza en Kiev cuando regresaba a su domicilio, si bien la oposición desmintió estar detrás de estos hechos. Otro policía fue herido con arma blanca en el EuroDisneyMaidan, mientras que dos policías más fueron hechos prisioneros y se ignora la suerte que han corrido.




No hay comentarios: