viernes, 31 de enero de 2014

Piensa el ladrón que todos son de su misma condición

"Soy nazi y esclavista pero no: eso son los demás". Ya no cuela señor Huete (foto) del PP, que sus currículos cantan mucho franquismo. Sí que cuelan los gulags adonde irían a parar gente de su talante para trabajar, por una vez en su vida, en beneficio de la sociedad. El vicepresidente de la Diputación de Cuenca, Julián Huete, dice que el aborto es malo porque la esclavitud, los gulag de los soviéticos o la solución final de los nazis también lo eran. Mezcla churras con meninas y él se sale del gazpacho.

Huete se ha expresado en estos términos durante el debate en el pleno de la Diputación de Cuenca de una moción presentada por el Grupo Socialista en contra de la reforma de la Ley del Aborto, que al final ha sido rechazada por la mayoría 'popular'.

El vicepresidente ha dicho a la bancada socialista durante el debate que «no vale con decir que si es legal --el aborto-- ya está bien. Ese es una argumento muy socorrido», ha manifestado en el transcurso del pleno. «Permítame que le diga una lección de historia que es tremendamente monumental: la esclavitud era legal, la solución final de los nazis era legal, el 'gulag' de los soviéticos era legal también», ha argumentado. Del mismo modo, ha dicho que los espartanos «despeñaban a los hijos con apariencia de discapacidad, y era legal» o que los cartaginenses «ofrecía sacrificios de niños a los dioses y era legal y moral también».

En la misma línea, ha añadido que para los romanos un hijo recién nacido «no era nada hasta que un 'pater familias' lo alzaba en sus brazos y lo introducía en su familia; hasta ese momento podía ser asesinado, vendido como esclavo, arrojado a la calle o dado a comer a los leones del circo». «Yo no sé qué habríamos hecho nosotros si hubiéramos estado en esa época, pero con lo que sabemos hoy me hubiera gustado estar en contra de la esclavitud, con los que defendieron que los negros eran seres humanos iguales en dignidad, con los que lucharon contra la decisión final de los nazis o con los que lucharon contra los 'gulag», ha argumentado.

Finalmente, el vicepresidente de la Diputación de Cuenca, viendo cuál les la situación actual y «con lo que sabemos», ha dicho que quiere estar con un proyecto de ley del aborto «que habla en positivo, tiene claro el concepto de ser humano y asume la protección de los más débiles: el niño y su madre».

La Voz de Galicia

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los que ellos quieren imponer a la gente por su fanatismo religioso eso si es algo similar a la esclavitud.

Es la clasica intolerancia cristiana que no deja a las personas vivir su vida, deben imponer un regimen de vida a todos y si nos descuidamos pronto estaran torturando y quemando vivos a los disidentes de su credo y de eso hay millones de casos como testigos en la historia.

Estamos volviendo a dos milenios mas de oscurantismo.