lunes, 31 de marzo de 2014

Horas contadas para los nazis del Maidán

Rusia no abandonará las regiones ucranianas de mayoría rusa ni tolerará un progromo de ciudadanos de ese origen étnico. Moscú da por hecho de que si no se elimina al Maidán ("centro de poder" en la actualidad), Ucrania perderá las regiones orientales.

Rusia propone un plan para convertir a Ucrania en una Federación que "reconcilie los intereses del este de habla rusa y el oeste pro-occidental".

"Federación ya no es ni mucho menos una palabra tabú en las conversaciones que mantenemos con Occidente. No vemos otro camino para el desarrollo estable del Estado ucraniano, que el federativo", asegura el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov. 

Lo que Moscú está negociando en las conversaciones entre Lavrov y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry  es dislocar el Maidán  e implementar una nueva Constitución, una "fórmula en el marco de un Estado unitario en el que cuando el oeste, el sur y el este celebran diferentes fiestas, honran a distintos héroes, la economía es absolutamente diferente, hablan diferentes idiomas". 

"En tales condiciones, es muy difícil vivir en un Estado unitario", añade Lavrov.

No hay comentarios: