lunes, 28 de abril de 2014

Comienzan a valorar la pérdida de Ucrania Oriental

Algunos analistas han comenzado, por primera vez, a considerar la pérdida del Sureste de Ucrania como algo inevitable e incluso beneficioso para Ucrania. “No debe haber diálogo con nadie. Todos dicen: ¡Fuera!”, señala el portal Jvilya. 

El periodista Serguei Visotski señala que las regiones de Donetsk y Lugansk son industriales y mineras y “cualquier reforma neoliberal (como la que Kiev quiere llevar a cabo) provocaría el cierre de muchas minas y fábricas. Esto llevaría a protestas masivas y a una explosión social y Moscú se aprovecharía de ello”, escribió.

“La empobrecida zona de Donbass será una fuente de votos para los partidos populistas y antieuropeos”, señaló por su parte el periódico Zerkalo Nedeli (El Espejo de la Semana). “Si intentamos retener el Este nos arriesgamos a perder el Oeste. Mejor dejar que Donbass se vaya y construir Europa en Ucrania”. (¿Habrá visto alguien de ese periódico cómo están las cosas en la UE? N. de E.)

En realidad, los círculos de poder en Kiev ven en el conflicto del Este un obstáculo a sus planes de implementar las políticas neoliberales y pro-UE, máxime teniendo en cuenta que Ucrania no tiene dinero para financiar una guerra o un largo período de desestabilización en el país, y estarían dispuestos a dejar que el Este se escinda de Ucrania, al igual que lo ha hecho Crimea, con el fin de lograr sus propósitos.

1 comentario:

Toni dijo...

Lo que no saben los ucranianos, es que hay algunos en su amada Unión Europea como los polacos con ganas de meterle mano a los territorios occidentales.