martes, 22 de abril de 2014

James Petras sobre Venezuela y Ucrania

En la asesoría sobre el conflicto interno en Venezuela no ofrecen una salida progresista sino que buscan un pacto profundizando la influencia de la burguesía, supuestamente para bajar la temperatura de los violentos. Pero la violencia es endémica en la burguesía, porque no quieren un pacto por sí mismo sino un pacto como puente para tomar el poder, y eso deben entenderlo antes de pedir este tipo de conciliación.

Me parece que el momento en Venezuela es muy dramático porque la derecha sigue fomentando la violencia en las calles, no han aceptado ningún trato de desarme ni para dejar de lado la violencia, mientras sigue exigiendo más concesiones del gobierno, particularmente tratando de infiltrar y debilitar a las Fuerzas Armadas y a los oficiales de Seguridad.

Y desafortunadamente el gobierno empieza a aceptar esas críticas, hoy [por el lunes] por ejemplo, anunciaron que están en un proceso judicial contra 97 oficiales venezolanos, militares y policías, supuestamente por abuso. Pero mientras que están acusando y judicializando sus propias fuerzas de seguridad, los golpistas dentro del Congreso, dentro de los partidos, siguen libres y siguen presionando para influir en la política de inseguridad.

Es un error en este momento priorizar la purga dentro de las Fuerzas Armadas para crear una conciliación con la derecha, porque ellos van a exigir más limpieza, van a debilitar a las Fuerzas de Seguridad, van a tratar de liberar a los presos, terroristas que han matado gente -incluso ocho militares- y todavía no tenemos presos entre los asesinos de la oposición. Por eso me parece desequilibrado anunciar ese proceso en momentos en que los gobernantes no han tomado todavía medidas contra los involucrados en el gobierno.

Las presiones aumentan en Venezuela, el gobierno mantiene una posición contradictoria defendiendo el proceso chavista pero conciliando con la oposición, lo que no lo lleva a ningún lado (...).

Pero el gran tema de Ucrania es la propuesta de la Junta de Gobierno dictatorial de lanzar una masacre, están ya mandando tropas represivas al este del país contra las iniciativas democráticas de los que están en oposición. Las fuerzas democráticas en el este de Ucrania están organizando las autodefensas y pidiendo elecciones, un referéndum, una constituyente, para federalizar el gobierno y no quedarse bajo el dominio de la Junta golpista que ha tomado el poder y quiere reprimir a las fuerzas democráticas en el este.

Todos los medios lo presentan como un conflicto entre Rusia y el gobierno de la OTAN en Kiev, pero el verdadero conflicto es entre la dictadura golpista de Kiev apoyado por la OTAN y las fuerzas independientes y democráticas en el este de Ucrania. Uno manda tropas para masacrar y el otro pide elecciones; uno quiere imponer un gobierno centralista nombrando a los gobernadores y los otros quieren una Constituyente elegida libremente; uno quiere centralizar la dictadura y el otro quiere descentralizar y federalizar el gobierno. Es muy clara la división.

No es entre un gobierno legítimo por un lado y rebeldes apoyados por Rusia por el otro. Creo que hay fuerza para una mayor autonomía en el este del país, particularmente para escapar de las uñas del gobierno dictatorial. Yo tengo enorme miedo de una masacre, que puede ocurrir en cualquier momento, por la militarización del este del país.

En todas las grandes ciudades han democratizado el gobierno, han ocupado edificios oficiales, pero con una exigencia democrática: elecciones. No quieren un golpe, no quieren dominación rusa; quieren elecciones en Ucrania para elegir un gobierno democrático ucraniano que represente y acepte el bilingüismo ucraniano-ruso.

 Es una política de cercar a Rusia y a China, particularmente a partir de bases militares. El Secretario de Defensa, Chuck Hagel, informóo a China que Estados Unidos está dispuesto a una guerra si China insiste con lo de los límites marítimos.

La toma de Ucrania y la imposición de la Junta golpista, es para Obama un esfuerzo para extender las bases militares de OTAN desde los países bálticos, pasando por el centro de Europa y ahora en las fronteras con el sur de Rusia. Podemos ver en el Medio Oriente algo similar, donde hay un eje de ‘gulags’, regímenes carcelarios que abarcan ahora a Libia, Egipto, Israel, Jordania, Arabia Saudita, Yemen, Irak, creado un arco de cárceles con más de 400 mil presos políticos. La mayoría esta en Israel, con los encarcelados en Gaza; pero en Arabia Saudita hay 30.000 presos, en Yemen hay 4.000 presos; y los demás países lo mismo. Son regímenes policíacos donde Estados Unidos ha montado enormes bases militares, centros de espionaje y plataformas de lanzamiento de tropas.

Entonces, si miramos la militarización de las fronteras con Rusia, la militarización en Medio Oriente, la reubicación de tropas terrestres y marítimas frente a China, podemos entender lo que realmente es la política de Obama, que es utilizar las amenazas militares para extender y profundizar el imperio norteamericano.

No hay comentarios: