domingo, 25 de mayo de 2014

"Aspirantes a la presidencia de Ucrania, manchados de sangre y corrupción"

(Russia Today) Uno de los aspirantes al puesto y principal favorito es el multimionario Piótr Poroshenko. Conocido como el 'Rey del chocolate' por su compañía de dulces, es un integrante sólido del Top 10 de la lista de Forbes de Ucrania y fue ministro de Desarrollo Económico y Comercio durante el último mandato de Víctor Yanukóvich. Irónicamente, el que parece ser su principal reclamo también es percibido por muchos como su principal punto débil. En su afán de complacer al este y al oeste a la vez, se ha ganado la desconfianza de muchos con sus promesas de resolver la situación tanto con la UE como con Rusia, de garantizar el estatus de la lengua rusa y una serie de garantías que no creen que quiera o pueda realmente cumplir.

Los sondeos evidencian que su gran rival sería Yulia Timoshenko. La ex primera ministra fue condenada a siete años de cárcel por abuso de poder al firmar contratos con Rusia con los que se habría lucrado. No en vano la llamaban la 'Princesa del gas'. Propietaria de una compañía de hidrocarburos, fue liberada tras la revuelta en Ucrania y entró a la lucha política con fuerzas renovadas pero las mismas tácticas de siempre. Timoshenko pronosticó una tercera fase de la revolución si Poroshenko la derrota en los comicios.

Pero hay fuerzas mucho más radicales si cabe en esta lucha por el poder. Uno de los aspirantes es ni más ni menos que Dmitri Yarosh, el líder de Sector Derecho. Entre otras cosas, se sospecha que luchó contra Rusia durante el conflicto en Chechenia. Precisamente las amistades que allí habría hecho fueron las que posiblemente lo motivaron a pedir ayuda al que fuera el terrorista más buscado de Rusia, Doku Umarov. Debido a estas actividades, fue incluido en una lista de busca y captura internacional. Mientras, las autoridades interinas que tanto lo usaron como matón hoy miran hacia otro lado cuando lo ven.

Un destino similar al de otro nacionalista y candidato al sillón presidencial, Oleg Tiagnibok, líder del partido nacionalista Svoboda (Libertad). También se sospecha que luchó junto con los insurgentes chechenos, lo que provoca interés por parte de la justicia internacional. Muy elocuente es también un famoso discurso que pronunció en 2004 cuando llamó a luchar contra la mafia moscovita-judía.

Entre las figuras que miran con ambición a la silla más importante del país también destacan Serguéi Tiguipko y Mijaíl Dobkin, pero su peso político no les permitirá cruzar la línea del 5% casi con toda seguridad.

Además son varios los candidatos que se han ido quedando por el camino. El aspirante del movimiento Sur-Este Oleg Tsariov se retiró al no verle sentido a los comicios y en protesta por la operación militar de Kiev, que calificó de ataque contra la población del este. Y a pesar de que Tsariov abandonó por las fuertes presiones recibidas desde hace meses, no se han reducido los ataques contra su persona lo más mínimo. Hace varios días un grupo de desconocidos armados incendió su casa, que quedó totalmente destruida.

Y ahora la pregunta que, medio en broma medio en serio, muchos se hacen es: ¿Qué candidato deberá elegir Ucrania para no 'caer en el lado oscuro' como le pasó a Darth Vader, aspirante al que se le denegó competir en esta carrera de obstáculos?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y a que espera la septsnaz para eliminarlos?
no existe otro sistema contra esta gentuza sea del pais que sea

Sebastian dijo...

Aun me pregunto como, despues de la pantomima de la revolucion naranja, los mangoneos de la Timoschenko, los oligarcas o nazis que son todos los aspirantes, como han coaccionado al candidato del partido comunista y a otros tres para que no se presenten, y la economia que va de mal en.peor, siguen.votando a la misma chusma que les va a traer mas de lo mismo.

Deben tener un sistema de manipulacion muy avanzado, o es que los ucranianos tienen aun.peor memoria que los de aqui.