viernes, 23 de mayo de 2014

Maidán se reconvierte

De plaza de los orines, porquería, borrachera, olor a goma quemada y color negro (negros, como los nazis)...

... a comedor de caridad donde reparten sopa caliente, porque esos que ven abajo no tienen pinta de formar parte de los pestilentes campamentos que los nazis han instalado allí


He ahí una de las consecuencias de encamarse con el imperialismo: el derrumbe económico acelerado. Y lo peor está por llegar cuando el FMI y el Banco Mundial entren a saco en lo que quede de ese desgraciado país, desgobernado por una Junta golpista nazi. 

Y para colmo de males Rusia advierte que ha entregado a Ucrania sin cobrar "casi tanto gas como el que vendió en un año a Polonia". 

El que avisa no es traidor, Turchinov.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los golpistas de Ucrania pretenden vivir de la ayuda occidental a cambio de convertirse en un problema para Rusia.

Para occidente es solo imprimir un poco mas de dinero y se acerca a la frontera rusa.

En ese juego nadie piensa en la población que se convierte en un problema mientras este viva.

Ese mismo problema llevo a Hitler a construir los campos de exterminio ya veremos que hacen sus discipulos.