sábado, 24 de mayo de 2014

Mientras Donetsk y Lugansk se han unido oficialmente en el Estado Novorossiya...

...  En Kiev comienzan a saborear la democracia impuesta por la Junta Golpista nazi.



Por cierto, tendremos que abrir la etiqueta "Novorossiya" pese a que los sesudos reporteros hispanos, (excepto el de arriba y en buena medida, Franganillo), sigan dando el coñazo hablando de divisiones entre los antifascistas. 

Para ellos los debates necesarios para confluir en un acuerdo de mínimos común, son "graves disensiones". En Kiev, no. En Kiev están de puta madre. Se nota.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi opinión, todo lo de Ucrania (aparte de otros condicionantes) se trata de meterle un rescate esclavista a un país arruinado, con el consentimiento de la mayor parte de su población, que lo perciba como algo inevitable. Hasta el recambio del ficticio dólar como moneda de intercambio por una moneda más real, es un deseo de las élites económicas dominantes. La economía gringa está en bancarrota, no pueden hacer más que reformas estructurales para pagar los intereses de su inmensa deuda. Lo más que pueden hacer por ella, es crearle nuevos oponentes, una ficticia nueva guerra fría, en la que se desenvolvían mejor y contaban el apoyo de la mayor parte de su población.

Anónimo dijo...

De momento es parte del show, divide y venceras dijo algun hijo de putamadre de la historia en su tiempo pero vale tambien hoy.

Los chiquitos se aplastan mejor, el dolor de Lola comienza cuando hay que enfrentarse a un grandote y entonces se le aflojan las patas a cualquiera.