lunes, 28 de julio de 2014

¿La separación por sexos no era cosa de los musulmanes?

Club madrileño prohíbe bañarse juntos en la misma piscina a hombres y mujeres.

(La Voz de Galicia) Pueden comer juntos en la cafetería o jugar al tenis en pareja, pero los socios de las instalaciones deportivas de la Fundación Santiago Apóstol (ya el nombrecito nos da una pista, nota de blog), en Madrid, deben bañarse en piscinas diferenciadas por sexos, algo «arcaico» y «anacrónico» para algunos usuarios, que aun así reconocen ciertas ventajas.

«Me parece arcaico, pero te acostumbras y al final te da igual» (qué remedio le queda, nota de blog), dice una bañista de 60 años que lleva décadas como socia de la Fundación Santiago Apóstol, donde empezó a ir tras aceptar la invitación de su marido. Solo acude a este lugar en verano para refrescarse en la piscina y normalmente va sola pero, según cuenta, los pocos días que coincide con su pareja no pueden verse a no ser que vayan a tomar juntos el aperitivo a la cafetería. Aun así, encuentra bastantes puntos positivos en esta separación por sexos, que divide a los bañistas en tres piscinas diferenciadas: una solo para mujeres, otra para mujeres con niños de hasta 14 años de edad, y una tercera para hombres, que también pueden acudir acompañados por menores. «Estás muy a gusto, no te molesta nadie y tomas el sol como quieres», comenta.

Las piscinas de estas instalaciones deportivas son probablemente las únicas de Madrid que separan a los bañistas por sexos, un hecho poco «común» que no ven con buenos ojos todos los usuarios, según cuenta uno de los miembros del patronato, que prefiere no desvelar su nombre. «Para gustos los colores», dice, al tiempo que explica que si se creara una piscina mixta habría que prescindir de alguna de las que ya están en funcionamiento y, al menos este año, no han pensado hacerlo para así poder «seguir contratando personal» y evitar que las albercas estén «masificadas».

Entre las edificaciones destaca una capilla en la que se celebran misa de 12 los domingos, en consonancia con la filosofía de la Fundación que, según indica en su página web, busca fomentar la cultura física y deportiva «en el marco de principio de inspiración cristiana». Eh aquí la madre del cordero... de Dios,claro. Ese que quita el pecado del Mundo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Habria que saber las razones que no creo sean religiosas ya que esas boberias fanaticas hace tiempo se desecharon.

Aunque asi se empieza, despsues viene por el color de la piel y se termina por el volumen de la billetera que al final es el objetivo.

Y esa gente en el fondo son la unica base popular del sistema y se le debe dar gusto aunque esa misma gente salga de la piscina y vaya a divertirse a un burdel.

Asi es la conducta de hipocrita.

Sebastian dijo...

Pues mira que yo creo que si existiera el apostol Santiago, le importaria un pito que hombres, mujeres y jovenes se bañaran juntos.