jueves, 24 de julio de 2014

Tremendo error, Edmar

Como saben el dictador Poroshenko ha llamado a una movilización parcial de jóvenes reclutas, destinados a ser carne de cañón porque recibirán escasa preparación (la guerra debe terminarse antes del invierno) y escasos chalecos antibalas. El Donbass hace tiempo que fue vendido a empresas estadounidenses dedicadas al saqueo de recursos naturales y el plazo de entrega se prolonga más de la cuenta; sin embargo parece haber problemillas con esta leva forzosa.


RT.- El Ejército de Ucrania llamó a filas a un futbolista brasileño que actúa en la liga profesional del fútbol ucraniano, quien se mostró sorprendido ante la posibilidad de tener que entrar en combate, informa 'Marca'. 

"Estaba en mi club cuando mi mujer me llamó diciendo que me habían enviado una carta con una convocatoria para presentarme a combatir con el Ejército ucraniano (…) Creo que el Ejército está llamando a todos los ucranianos a filas, pero pienso también que mi caso fue un error", dijo Edmar Halovskyi, jugador del Metalist Járkov. 

La relación del brasileño con Ucrania va más allá del fútbol. Edmar vive y juega en equipos de ese país desde el 2002 y se casó con una ucraniana, por lo que tiene doble nacionalidad y adoptó el apellido Halovskyi (el suyo original es De Lacerda).

La cagaste cambiándote de apellido, Edmar. Más te vale salir por patas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora veremos a un futbolista matando gente de todas formas es uno de los privilegiados del sistema y le van a exigir su cuota de sacrificio.

Desde luego los hijitos de los burgueses de Ucrania estan estudiando en el extranjero sin correr riesgo alguno.

Es como en Colombia donde van por los pueblos poniendole el uniforme a todos los pobres para lanzarlos contra sus iguales.

Anónimo dijo...

Ahora veremos a un futbolista matando gente de todas formas es uno de los privilegiados del sistema y le van a exigir su cuota de sacrificio.

Desde luego los hijitos de los burgueses de Ucrania estan estudiando en el extranjero sin correr riesgo alguno.

Es como en Colombia donde van por los pueblos poniendole el uniforme a todos los pobres para lanzarlos contra sus iguales.