viernes, 26 de septiembre de 2014

En la OTAN dicen una cosa y en la ONU lo contrario

"Vamos a iniciar un plan para aumentar nuestra presencia militar en el Este de Europa (Barack Hussein Obama en Varsovia, Polonia)


Resulta cuando menos una sorpresa. Mientras los capitostes del mundo capitalista y su estructura militar, la OTAN, piden el aumento del gasto militar para poder vivir “seguros”, los de la ONU, que tampoco podemos decir que se hayan caracterizado por un buenismo excesivo, dicen todo lo contrario: que para estar seguros, los Estados lo que deben hacer es reducir su gasto militar e invertir en derechos sociales.

Dice el experto Albert de Zayas en el informe que ha presentado para el consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas “informe del Grupo de Trabajo intergubernamental de composición abierta sobre el proyecto de declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Paz, en su segundo período de sesiones” (A / HRC / 27/63), presentado hace unos días al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas reunido en Ginebra, en la 27 Sesión, que

"El ‘Desarme para el Desarrollo’ es una estrategia de ‘ganar-ganar’ para los Estados y los pueblos. Ha llegado el momento de reducir la espiral de los gastos militares y de invertir en la investigación de las causas profundas de los conflictos y en el desarrollo de estrategias de prevención de conflictos y su resolución"

Insiste también en que

“el coste en vidas humanas de todos los conflictos armados es asombroso, pero el coste económico de la guerra puede continuar durante generaciones"

Y por si fuera poco, en las declaraciones efectuadas por el experto tras la presentación del informe, ha dicho que

Incluso un examen somero de la situación en todo el mundo revela que, en muchos países, la información precisa y comprensible sobre los gastos militares no está disponible. En algunos países, las actividades militares están ocultas por su inclusión en diferentes categorías, como energía, investigación o seguridad nacional

Parece que a la ONU comienzan a llegarle los clamorosos y perversos datos del militarismo y de su papel en la construcción de la injusticia mundial creciente. Ya nadie puede dudar del secuestro de la verdad y de la democracia que provocan los gobiernos en materia de gasto militar.

Además, el gasto militar es un círculo vicioso que agrede los derechos humanos y la propia seguridad humana, razón de más para que desembarazarnos de todo ello se haya vuelto una urgente tarea de cualquier agenda política decente y alternativa. Dice el experto al respecto

“Los gastos militares excesivos tienen su propia lógica y su propia dinámica. El carácter lucrativo de la industria de armamento puede socavar el objetivo de otro modo legítimo de proteger a la población de las amenazas externas

Pero las cosas no acaban ahí. Si el escenario es terrible, la proyección a futuro, si no le ponemos coto, es peor, porque ahora las nuevas estrategias del militarismo dominante refuerzan el papel maléfico de lo militar, al estarse proyectando toda una nueva generación de armamento para la dominación.

La investigación en nuevas armas que se pueden utilizar para disuadir, amenazar, atacar y ocupar territorios, como sistemas letales autónomos, “robots asesinos”, armas radiológicas, armas aéreas de combate no tripuladas y municiones en racimo.

Al parecer la ONU quiere promover una agenda de desmilitarización efectiva y de disminución del gasto militar. ¿Le dejarán los halcones que rigen el mundo no ya llevarlo a la práctica, sino incluso proponer tal agenda?

Tercera Informacion

2 comentarios:

Anónimo dijo...

puto mono loco....a ver si le arrancan la cabeza de una vez!!!

Anónimo dijo...

En realidad a las potencias occidentales no les importa la ONU sino como medio para conseguir de forma aparantemente de consenso sus sucios propósitos, el dia que la ONU se le revirara la abandonarian en masa, que para eso tienen formada eso que llaman Comunidad Internacional que no es mas que algo parecido a lo que tenia Hitler en Europa con todo lso paises europeos.
El unico cambio es incluir todos los paises anglosajones como líderes.