martes, 30 de septiembre de 2014

Ninguno se llama Santiago

Cuarenta mil inmigrantes africanos arribaron el año pasado a la arruinada Italia.

La mayor afluencia de ello provienen de Túnez y Libia.

El éxodo libio es comprensible, tras destruir la banda terrorista OTAN a ese paía petroleros que antes de ser borrado del mapa era demadante de mano de obra. 

Lo que no nos cuadra es lo de Túnez ¿No es una democracia capitalista y feliz gracias a la Primavera árabe? ¿O fue un Otoño y no noes hemos enterado 

Sácanos de dudas tú ¡oh gran pensador Santiago Alba Rico! que disfrutas de las playas tunecinas y luego dictas Fatwas para salvar al mundo de las garras de los perversos antiimperialistas, o le explicas a Fidel Castro cómo se hacen las revoluciones... desde un despacho con aire acondicionado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El caso es que mientras lo que produzcan nuestros paises no valga nada no hay reforma que funcione, la llave esta en el valor de la moneda que controlan los que controlan eso que llaman mercado.

Mira cuando yo era chico una manzana gringa en Guantanamo Cuba, valia 10 centavos cubanos lo mismo diez centavos dolars que valia en USA y todos o casi todos los paises de latinoamerica tenian una paridad con el dolars convertible en oro.

Hoy en dia la manzana en USA vale un dolar, diez veces mas, la misma manzana, pero lo peor es que las monedas latinoamericanas valen diez veces menos (cuando menos) y tu necesitas diez pesos latinoamericanos para comprar una manzana y con ese dinero antes compraba cien.

Y ellos con lo que antes compraban una banana ahora compran cien.

Es el truco, asi se financia el imperio que incluye a Europa por eso son buenos complices.