martes, 30 de diciembre de 2014

La guerra civil que no fue

El comandante del Movimiento de la Resistencia Popular de Irán, Mohamad Reza Naqdi, acusa a Occidente (concretamente al gobierno de Gran Bretaña de entonces aunque, como ahora, Washington estuvo detrás de todo) de apoyar el movimiento sedicioso del año 2009. Imagen: el candidato proimperialista de las elecciones presidenciales de aquel año, Hossein Musaví que tiene la ventaja de vivir en Irán pues solo está bajo arresto domiciliario. En EE.UU. lo habrían fusilado por traidor.

En un discurso pronunciado este martes ante un acto de conmemoración de la epopeya del 30 de diciembre de 2009, el alto cargo militar persa ha afirmado que Gran Bretaña “siente un profundo rencor hacia el Islam y más aún hacia los musulmanes iraníes”. 

De acuerdo con Naqdi, las raíces de dicho odio hay que ser buscadas en el papel histórico de la religión del Islam y de los musulmanes persas en la erosión del colonialismo británico. 

Por esa misma causa, las autoridades británicas durante la historia no han escatimado esfuerzos para lanzar complots contra los musulmanes y en particular, contra la nación persa, ha dicho. 

Ha agregado que el Gobierno inglés recurriendo a su vergonzosa estrategia de “divide y vencerás”, intentó crear una guerra civil en Irán y derrocar el Sistema popular de la República Islámica, pero sufrió una gran derrota tras enfrentarse a la resistencia del pueblo iraní. 

De acuerdo con el general Naqdi, la actual seguridad y la paz que reina en el país persa se debe a la ausencia de diplomáticos británicos y estadounidenses y sus sedes diplomáticas en Irán. 

El día 30 de diciembre de 2009, considerada una fecha importante y un día histórico en la historia contemporánea iraní, evoca el acto épico de la nación persa que copó las calles de las grandes ciudades para mostrar su lealtad a su líder, y para condenar lo que se llamó el movimiento sedicioso.


Tras las elecciones presidenciales de junio de 2009, en las que salió victorioso el entonces presidente Mahmud Ahmadineyad, alborotadores incitados desde el exterior cuestionaron la credibilidad de dichos comicios. 

El Consejo de los Guardianes de Irán (CG) que supervisa las elecciones anunció que no hubo irregularidades y confirmó la validez de los comicios. 

No obstante, el 27 de diciembre de ese año los saboteadores cometieron actos de vandalismo en diversas ciudades del país e insultaron santidades islámicas cuando los enlutados conmemoraban el día de Ashura, el martirio del tercer imam de los chiís el Imam Husein (la paz sea con él). 

Hispan TV

No hay comentarios: