jueves, 30 de abril de 2015

El día mas largo de la historia

Solo hay que meditar un poco para notar todas las tonterías que se nos han contado sobre el tema. Los invito a que estudien el asunto.

Cuando comienza la primavera de 1944, las selectas tropas de la Alemania fascista lo que habían recibido era más de lo que se esperaban: para el invierno de 1941 la derrota en Moscú, en el invierno de 1942 la otra derrota en Stalingrado, en el verano de 1943 el desastre en el Arco de Kursk,  a la que le siguió la batalla del cruce del río Dnieper y cerrando el invierno de 1943, con la ruptura del bloqueo a la heroica ciudad de Leningrado.

Para ese momento, ya los fascistas alemanes y sus cómplices conocían cuál sería el desarrollo natural de los acontecimientos. El Alto Mando Alemán, integrado por una  selección de criminales que  no tenían nada de tontos solo pensaban en su destino, en cómo escapar de la trampa en que se encontraban metidos por su fanatismo.

Es en ese momento que se produce el desembarco en Normandía, el famoso Día D, que a todos nos han vendido como una gran victoria del mundo occidental contra la  Alemania nazi y al que se le adjudica la derrota del fascismo.

Es curioso que a unas pocas semanas del desembarco se intentara el asesinato del Fuhrer por su propia gente y no es errado pensar que detrás de la operación, estaban los servicios secretos aliados radicados en Suiza.

El Día D, como la historia del Rey Arturo, es un mito en que todo deben creer, se han filmado películas y escrito toda una biblioteca para engrandecer su significado; y no negamos su importancia en la guerra, pero en esa historia hay mucho de exageración.

Una cosa curiosa del Día D, son las supuestas medidas que se tomaron para ocultar a los alemanes los planes aliados, como si los alemanes fueran unos simples idiotas y no unos grandes maestros del juego sucio. Para Hollywood eso esta bien como película de aventura, pero solo hasta ese punto.

En esa fecha los alemanes veían la invasión aliada como la única solución a su gran problema: el no tener que enfrentar la ofensiva del Ejercito Rojo y estaban dispuestos a rendirse a Occidente, algo que no podían hacer mientras Hitler viviera e intentaron asesinarlo. Y en esas circunstancias la resistencia era solo una farsa, y hasta le costó la vida  al héroe hollywoodense Mariscal Edwin Rommel.

Otra cosa es que si se analiza, la operación del cruce del Dnieper donde los fascistas si ofrecieron una gran resistencia, el Ejército Rojo tuvo que combatir mucho más y a un más elevado costo en vidas que el cacareado desembarco aliado.

Antonio González

1 comentario:

Anónimo dijo...

Un simple dato...soldados alemanes muertos en el frente oeste, osea contra todos los aliados occidentales, unos 180.000. Soldados alemanes muertos en el frente del Este, osease contra el ejercito rojo, unos 2.400.000. Ahora que me venga un tontolaba contándome que fueron los yankis quienes ganaron la guerra.
POR DIOS, VAYA LAVADO DE CEREBRO QUE HEMOS RECIBIDO!.