jueves, 23 de abril de 2015

Huyendo de las guerras de la UE/EEUU y la OTAN

Los países europeos no se ponen de acuerdo en la estrategia para evitar las muertes en el Mediterráneo pero  el tema de Libia es el primero que ocupa a la cumbre de la Unión Europea que se celebra en estos momentos (23 de abril), que propone ni más ni menos que bombardear los barcos que transportan a quienes huyen desesperadamente de las guerras. Propuesta que es probable que haga suya la desprestigiada ONU.

Hasta marzo de 2011, fecha en que los países de la OTAN decidieron atacar a Libia,  esporádicamente se habían venido registrando casos de africanos en pateras o barcazas, que naufragaban o llegaban a las costas europeas. Pero eran casos aislados, que no procedían de Libia, ni se contabilizó en ellos ningún libio.  

El por qué no huían los libios estaba claro. El gobierno había impulsado una revolución que consiguió para ellos el mayor índice de desarrollo humano de toda África, según el reconocimiento que obtuvo de la propia ONU. Los libios tenían medicina universal y gratuita; enseñanza gratuita a todos los niveles, incluidas becas –de 1.600 €-  para cursar estudios en países extranjeros;  300 €/mes por persona, en concepto de reparto de las rentas de petróleo; luz y agua gratis; préstamos sin interés; pleno empleo + 2.5 millones de puestos de trabajo para inmigrantes, etc. La esperanza de vida de los libios era de 78 años, igual que la de los alemanes.  Libia era también un muro de contención contra la inmigración africana, que encontraba en ese país puestos de trabajo para vivir dignamente. No olvidemos este aspecto.

Pero Libia fue atacada y arrasada por los países de la OTAN, con el apoyo de la Unión Europea, con las mismas mentiras de Iraq (en este caso unos bombardeos de población inexistentes) y con la misma finalidad: hacerse con sus recursos (petróleo y  agua), y  también impedir la implantación del dinar de oro en África y situar al AFRICOM (brazo de la OTAN) en Libia, para iniciar desde ahí la reconquista de ese continente y hacerse con sus riquezas.

Hoy Libia no existe como estado, ha sido invadida de bandas terroristas y  tres millones de libios –de los poco más de cinco millones que son- han huido del país. No hay seguridad, no hay orden, las torturas, las desapariciones, las muertes…son una constante. Los libios huyen en barcazas y barcos de pesca escapando al terror y a la muerte.  El enviado de la ONU para Libia, Bernardino León –una de las personas más detestadas por los libios-  tiene como  interlocutores las bandas armadas de Lybia Dawn y al terrorista Abdelhakim Beljadj. Es evidente que EE.UU. y la UE no desean una solución para Libia que no pase por hacerse con su petróleo.

Es el mismo caso de Siria. Desde  que en 2003 una empresa noruega descubrió en Siria importantes yacimientos de petróleo, y mayores aún de  gas, se convirtió en objeto de codicia, porque el objetivo de occidente es la sustitución del gas ruso por el sirio. Todos los medios de propaganda al unísono comenzaron a denunciar supuestas matanzas del gobierno sirio, un gobierno independiente que había proporcionado a sus ciudadanos grandes logros en educación y salud, no siendo el menor el de la convivencia intercultural y el respeto a las distintas religiones y creencias, que hicieron de ese país un crisol de culturas. Siria fue asediada por Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN,  invadida de mercenarios, bloqueada económicamente. Lo último ha sido lanzar contra ese país al Estado Islámico, ISIS o Daesh, un invento de la CIA, el Mossad y el MI6, que aglutina a miles de mercenarios y del que la propia Hillary Clinton ha reconocido que “se les ha ido de las manos”. Hoy también los sirios escapan en barcos huyendo del terror, del hambre y la muerte.

La cosa no queda ahí. Los mismos países que atacaron a Libia y Siria están invadiendo otros lugares de África de bandas armadas, como Boko-Haram, Al-Qaeda o Al Shabab, como pretexto para justificar intervenciones que les permitan hacerse con sus recursos: Argelia, Malí, Niger, Chad,  Kenia, Somalia, Nigeria, República Centroafricana…están siendo desestabilizados. También huyen sus gentes.  Qué decir de Yemen.  Todas estas huidas están directamente relacionadas con la política exterior de la Unión Europea y de Estados Unidos, y con sus intereses comerciales.

Durante estos días  la Unión Europea se rasga las vestiduras por las miles de muertes que se vienen  produciendo en el Mediterráneo,  sin que en ningún momento haga nadie un análisis de conciencia, ni entone un mea culpa, porque lo único que  plantean sus mandatarios es el de la "inmigración ilegal"  y las actuaciones policiales contra personas que son víctimas de los conflictos y que huyen  buscando solo vivir. Porque no se trata de inmigrantes sino de refugiados.

La última locura que proponen como “solución humanitaria” (bastante parecida a la “guerra humanitaria”) ya la hemos comentado: bombardear  los barcos que traen a los desesperados, e incluso van más allá. También se plantean bombardear los puertos libios (si es que alguno salió indemne) es decir volver a bombardear Libia ¿Tendrán ya adjudicados los contratos de reconstrucción?

Denunciamos la hipocresía de España y de la Unión Europea/EE.UU., autores de las guerras, desestabilizaciones e introducción de bandas armadas en los países de los que huyen las personas en barcos y pateras, a las que también niegan auxilio, porque son tratadas como delincuentes.

La guerra es la primera causa de las muertes masivas en el Mediterráneo, y hay unos responsables. Ahora toca auxiliar a los supervivientes. Si cometimos la infamia de atacar a sus países tenemos la obligación moral de acogerlos como refugiados y devolver los cuerpos de los muertos  a sus familias. Pero no vuelvan a bombardear, por favor.  ¿Estamos en manos de locos?

Purificación González de la Blanca

Ojos para la Paz

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Seria mostrarse como lo que realmente son, yo creo que desde hace rato estan hundiendo los barcos de migrantes, no puede ser casualidad se hundan uno tras otro.

Y en eso de eliminar la gente innecesaria tienen la experiencia heredada del santo Adolfito HItler y sus nobles caballeros teutones.

Anónimo dijo...

Esto forma parte del circo internacional . La hipocresia y la falta de escrupulos estan rozando la locura. Nada bueno se puede esperar del mundo de seguir la linea actual.
¿Sera verdad que algo esta cambiando en el mundo , como se comenta en algunos blogs? Yo quiero creer que si.