viernes, 24 de abril de 2015

La guerrita en el norte de África

En realidad lo que más se conoce sobre lo que ocurrió en el norte de África durante la Segunda Guerra  Mundial es la versión edulcorada de las películas de Hollywood, en las cuales el entonces general Rommel, es todo un héroe.

Mas allá de las payasadas, Alemania  necesitaba petróleo, mucho petróleo que era lo que movía toda su  maquinaria de guerra y Occidente no estaba en condiciones  de permitir que lo consiguiera en África, empujando los hitlerianos a guerrear en el este por el petróleo  soviético del Cáucaso, lo que obligó a Hitler a olvidarse de Moscú y meterse en la ratonera de Stalingrado que se convirtió en el comienzo del desastre total.

Aparte del asunto del petróleo en el norte de África, estaba el mantener el control del mar Mediterráneo y sobretodo del Canal de Suez, que de caer en poder de los nazis y sus aliados, complicaría las comunicaciones de Inglaterra con sus colonias en el área del Océano Pacifico.

Pero realmente,  si lo del petróleo tenia el avieso propósito de obligar a los nazis a guerrear contra los soviéticos, la defensa del Mediterráneo y el Canal, obedecía a una necesidad estratégica particular de una potencia y no representaba nada en absoluto en la verdadera guerra que se desarrollaba en las estepas rusas.

Por esas razones los efectivos militares en África eran insignificantes porque estaban dedicados a operaciones secundarias, alejadas de los verdaderos objetivos que eran la derrota y destrucción de la Unión Soviética.

Muchas cosas cambiaron con la derrota alemana en Stalingrado, con lo que la segura posibilidad de una victoria de Alemania, pasaba a ser solo un recuerdo y se buscaba a la carrera una salida sin una derrota total de Hitler y sus aliados, de hecho ya nadie consideraba una posible victoria de los fascistas y sus compinches.

Para eso ya en julio de 1943 se produce el desembarco en Sicilia y comienzan los trabajos de inteligencia para lograr eliminar a Hitler, situación que se agravaría aun más con la fulminante victoria de los soviéticos en la batalla de Kurks, lo que obligó a que occidente organizara a la carrera un gran desembarco en la Europa continental para evitar que las tropas del Ejército Rojo llegaran hasta el océano Atlántico.

Es un hecho histórico que el desembarco estadounidense en Sicilia se realizó con el apoyo de la Mafia Siciliana, conseguido a través del capo Lucky Luciano que se encontraba en prisión y negoció su libertad a cambio de su colaboración.

De esa forma Occidente o se veía obligado a involucrarse de verdad en la guerra contra Alemania o el Ejercito soviético haría todo el trabajo solo y eso tendría consecuencias muy graves para después de la guerra.

Antonio González

No hay comentarios: