jueves, 23 de abril de 2015

Stalingrado o el principio del fin

Para el inicio de 1942 el mundo había observado el avance victorioso de las tropas de la Alemania nazi por el territorio soviético, todo según lo previsto hasta el frenazo que constituyó la derrota a las puertas de Moscú, algo que después se explicaría poniendo como causa el terrible invierno ruso, olvidando que afectaba a ambos contendientes a la vez.


En 1942 se produciría un viraje total en la guerra, en la medida que los mariscales y generales alemanes, muy condecorados en la marcha triunfal perdían, todo su brillo en el territorio soviético, el alto mando de la patria de Lenin se reforzaba con jóvenes y mejor formados oficiales que se encargarían de destruir la maquinaria fascista.

El verano de 1942 llegó con escaramuzas y combates menores de ambas partes sin ninguna importancia táctica o estratégica, hasta que Hitler se vio forzado a dirigir todo su esfuerzo hacia el sur buscando el petróleo del Cáucaso, chocando contra la gran ciudad de Stalingrado en la ribera del rio Volga.

Sobre la Batalla de Stalingrado se han escrito miles de libros y se considera que murieron más de dos millones de personas entre militares de ambos ejércitos y las bajas de la población civil, salvajemente bombardeada por los pilotos hitlerianos.

La Operación Fall Blau de los alemanes (Operación Azul) los lanzó contra la ciudad con la intención de tomarla pero se encontraron con una resistencia que no esperaban y después de varios meses enfrentando la resistencia de los soviéticos dentro de la ciudad, fueron envueltos con un cerco exterior que los condenaba a la destrucción.

Los intentos de escape y de auxilio exterior fueron derrotados por el Ejército Rojo no permitiendo el desarrollo de una operación de rescate dirigida por el mariscal Manstein que, desesperadamente, intentaba auxiliar al ejército cercado.

Al final el mariscal Paulus tuvo que rendirse, siendo el primer militar alemán con ese alto rango rendido a los militares soviéticos y con eso comenzaba el gran desastre para el, una vez considerado, mejor ejercito del mundo.

La  batalla de Stalingrado puso en evidencia que el mando alemán no había podido resolver la organización de la logística para grandes combates y de larga duración lo que los condenaba a una segura derrota.

Pero a los fascistas les esperaban cosas aún peores en el futuro.

Antonio González

No hay comentarios: