domingo, 24 de mayo de 2015

El guante de hierro para los sionistas

Y el de seda para los palestinos. Una mujer palestina embarazada sufrió el lunes un aborto involuntario tras ser golpeada por colonos israelíes en el centro de la ciudad de Al-Jalil (Hebrón), el sur de la Cisjordania ocupada.


El hecho sucedió cuando la víctima, identificada como Mirfat Abu Romeila, de 37 años, había acudido a la localidad de Tel Rumeida, donde un grupo de colonos israelíes la agredió hasta provocarle un aborto.

Mirfat fue trasladada a un hospital cercano al lugar de la agresión donde los médicos informaron que como consecuencia del asalto el feto no daba señales de vida.

El incidente se produjo el mismo día en el que colonos extremistas arrancaron de raíz cientos de olivos recién plantados en el sur de la localidad de Al-Shuyuj, en el noroeste de Al-Jalil.

De acuerdo con el activista palestino Ahmad al-Halyqa, los colonos israelíes  destruyeron unos 80 acres de terrenos de olivos de la zona.

Este no es un hecho aislado ya que son muchos los informes que señalan a los colonos israelíes como autores de ataques contra la población palestina y sus propiedades, empero, rara vez los atacantes son detenidos.

Hispan TV


1 comentario:

Anónimo dijo...

La causa israeli es intocable es por derecho divino.

Por cierto ahora que comenzaron a reclamar todo el planeta, debemos alegrarnos que comiencen los viajes One Way a Marte asi podran escapar parte de la humanidad al tragico destino de Palestina.