martes, 23 de junio de 2015

¡Me cago en dios, qué barbaridad!

Tres personas fueron detenidas por irrumpir borrachos en un templo católico y proferir gritos como: "¡Dios no existe!".


Sucedió en una iglesia de Madrid donde los susodichos arribaron, con "evidentes síntomas de embriaguez" (y para colmo fumando) y formaron el lío del "Dios no existe".

Los fieles católicos llamaron a la policía y en nombre de la "libertad" de expresión, arrestaron a los fumadores por un delito contra los sentimientos religiosos pese a que los borrachos no son conscientes de sus actos.

Por cierto, dicen que España es laica ¡Me cago en dios. qué barbaridad!


1 comentario:

Anónimo dijo...


Si hubieran insultado a Mohoma se le hibisen unidos los fieles de la iglesia,
y es que la libertad de expresion es para lo que conviene.