martes, 29 de septiembre de 2015

American way of life

¡Corta que me dejas en pelotas! (Por suerte para la sesnsibilidad humana no tuvo que hacerlo)

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Samantha Power, pidió "llamar a la guardia" para silenciar al miembro de la delegación de Corea del Norte, Ri Song-chol, durante una reunión informal en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Según informa la agencia TASS, el incidente tuvo lugar después de que el norcoreano se entrometió en una serie de discursos sobre la situación con los derechos humanos en su país para denunciar los "actos de discriminación racial" cometidos por la Policía estadounidense contra los afroamericanos en los recientes meses y las torturas practicadas por la CIA. A la embajadora Power no se le ocurrió otra cosa que gritar desesperadamente al delegado norcoreano en la ONU que "esas declaraciones les desacreditan completamente",

Ri tuvo que terminar su discurso con el micrófono desconectado, porque la representante de EE.UU. exigió apagárselo. Finalmente, él y dos norcoreanos más abandonaron el salón, acompañados por los agentes de seguridad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y tiene suerte no lo mataron, si vemos que ya hasta en la ONU mangonean a su capricho
los pseudos diplomaticos gringos, esa sujeta Samantha desde que la nombraron para la
ONU la declaro como su feudo personal, al parecer es familia o tiene relaciones con alguien
de mucho dinero para haber ganado esa gran importancia personal.

Se olvida la muchachona que Corwa del Norte despues de haber sufrido la matanza de la
mitad de su poblacion por tropas de su pais y la ONU, sufre un bloqueo desde hace mas
de seis decadas y amenazas de guerra por racistas como ella desde miles de kilometros
de distancia.

Quizas es pariente de Collin Powell aquel otro "negro con el alma blanca." Dan risa.