jueves, 26 de noviembre de 2015

Bilal: un chico "afortunado"

Lo mala noticia para él es que se le está acabando el chollo.

Bilal Erdogan, hijo del dictador turco Erdogan, cuídate de los comunistas kurdos que te tienen condenado a muerte, a ti y a tu papá.

El muchacho se hace fotos junto a "comandantes" que atesoran grandes "valores" morales.



El chiquillo se abraza a los dineros que le llegan del tráfico de petróleo que los tipos con los que se sienta en la mesa le roban a Siria. El niño de Erdogan es el máximo beneficiario de ese contrabando.

Pero a todo cerdo le llega su San Martín, que en este caso ni es santo ni se llama Martín. Es presidente de Rusia y se llama Vladimir Vladimirovich Putin que por muy capitalista que sea es el único presidente del mundo (exceptuando Bachar Al Assad) que está combatiendo de cara, sin ocultamientos y con las armas en la mano contra el imperialismo "civilizado" de Occidente y sus ratas asesinas. 

Por suerte esa es una realidad que corroe los hígados de los ninis, troskistas y "superrevolucionarios" sin cerebro. Pero si te fijas bien, todos ellos se parecen tanto...


3 comentarios:

arturo dijo...

Cierto, J.M.Alvarez. El Bi-ilal tiene un marcado tufo a Don S.A.R. y no lo digo por el cristalino cráneo de boludo, sino por lo de fascista. y si le ponemos una peluca de greñas oscuras, previo afeitada de la barba, se parecerá a la pro-intervencionista-otanista de la Teresita Rodríguez. El capitalismo los cría y el fascismo los une.

JM Álvarez dijo...

Tendrá intereses el "calvorota" aspirante a ¿senador puede ser? (es que me confundo con su amigo el mentiroso Errazkin) con el fosfato de Túnez?

No lo veo probable, vive allí y no tiene ni puta idea de las toneladas que se extraen...

Anónimo dijo...


Tiene que hacer mucho dinero y huir hacia sus amos de occidente, su padre esta
pronosticado no termine la presidencia y lo que esta es desesperado por mantener
el poder.