sábado, 28 de noviembre de 2015

El dictador Erdogan agacha las orejas

"Si Rusia derriba un avión turco sobre Siria, sería considerado una agresión contra nuestra soberanía y es el derecho de cada estado defenderla”. Eso clama el dictador turco. Pero de momento eso no sucederá: no hay un solo avión turco en el espacio aéreo sirio. Espera sentado, Erdogan y recuerda esto: Putin se vengará. Tarde o temprano.

El periódico turco Hurriyet anunció el viernes que los aviones de guerra turcos han suspendido los vuelos sobre Siria poco después el incidente del bombardero ruso Sujoi-24 abatido sobre Siria el 24 de noviembre. Esto se produjo también un día después de que Rusia anunciara que el sistema de defensa antiaérea S-400 Triumph ha sido desplegado en la provincia siria de Latakia, a sólo pocos km de la frontera turca.

Los misiles del S-400 pueden llegar desde su emplazamiento a la frontera en menos de un minuto y abatir cualquier avión, drone, helicóptero o misil intruso procedente de Turquía.

La medida supone en sí misma el reconocimiento de la postura hipócrita del gobierno turco que viola regularmente el espacio aéreo sirio, además de armar, financiar y permitir el paso de terroristas y traficar con petróleo y antigüedades sirias robadas y, pese a todo ello, utilizó la excusa de la inexistente penetración del avión ruso en el espacio aéreo turco para derribarlo.

Al Manar

1 comentario:

Anónimo dijo...

De seguro ya a Erdogan se le leyo la cartilla por los que mangionean el negocio de la muerte en la OTAN,
le ordenaron derribar el avion y lo tumbo pero tampoco van a dejar que el turco ponga malo el negocio
en esa region y no pueda volar en esa zona ni una mosca.

El objetivo de castigar la entrega de los misiles S-300 a Iran es un hecho aunque como siempre de eso no
se habla a fin de no mencionar a Israel como parte en el conflicto que desangra el mundo arabe.

Pero de seguro los rusos estan claro de eso aunque el sicario haya sido el turco.