martes, 24 de noviembre de 2015

La prueba del gran error de Putin

El presidente Putin en los últimos tiempos estaba hablando  más de la cuenta (desde nuestro punto de vista) sobre "Oposición moderada siria" y aunque haya podido deberse al uso de lenguaje diplomático, eso mismo ha sido un gran error. Y a esto que le mostramos a continuación nos referimos

En Siria no hay moderados que valga y mucho menos los terroristas del Ejército Libre de Siria "moderado". En esta guerra, en el bando imperialista, solo hay criminales. El imperialismo y la OTAN son bandas criminales, no son "socios"

Aquí lo tienen. Más claro el agua


4 comentarios:

Urania dijo...

¿Se ha achantado Putin después del pufo terrorista de París organizado por la CIA y el Mossad? ¿Le tienen que liquidar a medio ejército ruso para que se dé cuenta de la encerrona que le han preparado?

Anónimo dijo...


Putin olvido algo elemental entretenido con la lucha con los soldados del ISIS que en definitiva
son un mal menor y se descuido con el mal mayor que son los anglos-judios, que no tienen
el valor de dar la cara pero son especialistas del juego sucio.

Ademas pueden comprar a cualquiera si tienen a los judikos en la reserva federal printeando
los dolares que les da la gana.

El avion en Egipto fue una advertencia, este avion ahora es abiertamente una provocacion y
Rusia no puede hacer absolutamente nada.

Asi operana los criminales en estos tiempos.

Corvus dijo...

Pues si Putin a fallado allí ,no deberia haberse relajado,y haber seguido desconfiando de los paises occidentales con atentado de Paris o sin.

Anónimo dijo...

Ni Putin ni Rusia son recien llegados al mundo que vivimos, saben a lo que se enfrentan y no es un lenguaje diplomático, sino la forma en que se crea desconfianza entre los diversos grupos terroristas pues sus dirigentes han acumulado en bancos turcos suficiente dinero y está pensando en largarse en cuanto las cosas se pongan mas feas para ellos. En la guerra siempre se está expuesto a sufrir pérdidas y todavñia no se ha dicho la última palabra.