martes, 23 de febrero de 2016

Entre la crisis y la cuaresma, la carne ni la huelen

La Asociación Española de Pediatría recomienda que un menú infantil prime la dieta mediterránea, restrinja la ingesta de grasas saturadas y tenga en cuenta las distintas necesidades calóricas y protéicas de los niños. Sin embargo, la directora del Colegio Público de Infantil y Primaria (CEIP) Virgen de la Encina de Hoyo de Manzanares (7.720 habitantes) ha introducido un nuevo criterio para elaborarlo: las fiestas de calendario católico.

Así se desprende al menos del correo electrónico enviado a los padres de los alumnos el pasado martes, 7 de febrero.

Según esta comunicación, la empresa que gestiona el catering del comedor escolar (Hotelma S.A.) ya no servirá carne los días 22 y 24 de febrero. En su lugar, y debido "al comienzo de la Cuaresma", los platos para los alrededor de 500 niños que utilizan el servicio serán de pescado.

El miércoles, las patatas al horno con panceta y los muslos de pollo pasan a ser patatas al horno con verdura y 'baritas' de merluza (sic) con ensalada para respetar el Miércoles de Ceniza. El guiso de ternera previsto para el primer viernes de penitencia pasa al jueves. En su lugar, los escolares tomarán lentejas con verduras y bacalao a la riojana con ensalada.

Piden explicaciones

La sustitución de un menú por otro más adecuado a la tiempo de expiación que transcurre, según la tradición cristiana, entre el Miércoles de Ceniza (cuarenta días antes de la Semana Santa) y el Jueves Santo, ha provocado la indignación y las protestas de un grupo de padres, que inmediatamente han pedido explicaciones al equipo directivo por teléfono y por escrito.

"No entiendo que a mis hijos les cambien la dieta a cuenta de costumbres decimonónicas. Es como si les impusiesen dejar de comer cuando los alumnos que profesan la religión musulmana celebran el Ramadán", denuncia una madre a 20minutos.es. "Está fuera de lugar que un colegio público de un estado laico fije las comidas por un calendario religioso", añade el padre de un alumno.

Un tercero se pregunta de quién ha partido la iniciativa y si esta ha sido del centro o de otro grupo de padres. "Quizá, si no se hubiera especificado que es por Cuaresma, estaría mejor. Por cierto, varitas es con 'v'", apostilla otra de las quejas enviadas al centro.

El colegio se reafirma

En un segundo correo electrónico enviado el miércoles a los padres, la directora del Virgen de la Encina reconoció la "polémica" generada. Sin embargo, y basándose en la "tradición" y la "costumbre", se reafirmó en su decisión de adecuar el menú a las costumbres cristianas. "Teniendo en cuenta el porcentaje de alumnos que han optado por la asignatura de religión, consideramos que no perjudicamos al resto de los alumnos. En cualquier caso, disponemos de menús alternativos para dietas, casos excepcionales y casos concretos culturales", sentencia.

Benjamín González, presidente de la Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) del colegio, ratifica la existencia de las quejas y critica el empecinamiento de la directora en introducir "aspectos religiosos" en el servicio de comedor escolar.

"No tiene ningún sentido provocar un problema donde no lo hay y hacerlo sin pensar que se puede herir la sensibilidad de los padres", apunta González. "Si la Dirección lo hubiera planteado en el Consejo Escolar, podríamos haberlo discutido, pero han modificado el menú sin consultar a nadie y por motivos que nada tienen que ver con la dieta de los niños", concluye.

Consultados por 20minutos.es, el equipo directivo del centro, incluida su directora, rehusó hacer declaraciones sobre su decisión o sobre si mantendrá el cambio en el menú pese a las protestas.

No hay comentarios: