viernes, 26 de febrero de 2016

¿Por qué cae en picado la venta de los periódicos portavoces del régimen?

La prensa de papel continúa en una vertiginosa caída libre. Según se informó esta semana, las grandes cabeceras de los rotativos nacionales, perdieron durante el año 2015 la friolera de 60.000 ejemplares.

Sin embargo, lo peor parece estar acompañando el inicio del 2016. Sólo en el mes de enero del presente año, los dos mascarones de proa del régimen político inaugurado en 1978, El País y El Mundo, sufrieron una caída en picado que les costó la pérdida de nada menos que 34.367 ejemplares en relación con la misma fecha del año pasado, de acuerdo con los datos proporcionados por la OJD.

Pero el desafecto de los lectores por  el periódico El País, quedó evidenciado si se compara su tirada diaria en la actualidad  con la que tenía hace 10 años. En efecto, en el año 2006, El País tiraba una media de 432.000 ejemplares diarios. Hoy sólo alcanza la famélica cantidad de 215.471 ejemplares como media diaria.

Sin embargo, si difícil le está resultando al rotativo editado por PRISA su salida a la calle cada mañana, más difícil parece tenerlo el ultraconservador El Mundo. De acuerdos con los datos de la OJD, este rotativo es - entre los que proporcionan información generalista - el que más estrepitosamente cae en su difusión. El pasado mes de septiembre descendió en un 17%; en noviembre un 18% y, finalmente, en enero un 13%

Según informaron el pasado lunes los propietarios italianos de El Mundo, durante el pasado año recaudaron 25.000.000 € menos que el año pasado, incluyendo en tales pérdidas la sufridas por las publicaciones de su propiedad, Expansión, Marca  y otras.

¿Qué es pues lo que está sucediendo con la prensa de papel en España? Uno de los factores  que sin duda está influyendo en su aparente proceso de quiebra irreversible, es  la pérdida de verosimilitud y confianza de los lectores hacia la información emitida por los periódicos oficiales. De manera similar a lo que sucede con las instituciones políticas que han presidido y controlado el conjunto de la superestructura ideológica de este país, la prensa tradicional ha dejado de ser creíble. Los lectores han encontrado en Internet una vía más transparente y con más posibilidades de contraste a la hora obtener información sobre el acontecer diario.

canarias-semanal.org

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La gente va perediendo la fe, si al final todo es desinformacion, la gente se va por Internet
donde puede conocer la verdad y no lo que te quieren contar.

Anónimo dijo...

Y eso que desde el gobierno obligan a comprar estos panfletos a los organos estatales , si no fuera porque también están subvencionados por el Estado ya hubieran tenido que echar el cierre.
A.S