martes, 23 de febrero de 2016

¿Y qué decir ya de estas dos fechas?

Del 23-F que fue un autogolpe de Estado de un régimen monarco-franquista que estaba contra las cuerdas. 



Del 15-M que tanto ilusionó por lo que de bueno tenía, en unos momentos también delicados para el régimen que sufría manifestaciones constantes en las calles, lo dejamos a criterio de los lectores. Hoy, los tricornios en el Congreso no se estilan. Hay más... sutileza: urnas de los de siempre.




A la palabra fracaso le faltan comillas. El resto, compartimos


1 comentario:

Urania dijo...

El 23-F fue un contubernio al más alto nivel, una parodia de golpe dirigida por el Rey de Franco, organizado por el CNI (antes CESID), supervisado por la CIA y con actores golpistas que integraban todo el arco parlamentario a excepción de los vascos. Un idiota ultra, Tejero, les arruinó el circo con su payasada en el Congreso. El resto es conocido: se rieron de nosotros