viernes, 25 de marzo de 2016

El fascismo descarta el golpe de Estado suave y apuesta por el duro

José Vicente Rangel, periodista y ex-vicepresidente de Venezuela (2002–2007), al lado de Hugo Chávez, viene denunciando, en su programa de televisión semanal "José Vicente Hoy”, la existencia de planes de la oposición para dar un nuevo golpe de Estado en Venezuela. Según él, un ex-ministro de Defensa, que fue destituido del cargo durante la gestión de Chávez, estaría buscando apoyo militar y haciendo planes con la oposición para destituir al actual presidente, Nicolás Maduro.

Rangel acusa al general, de quien no reveló el nombre, (es obvio que se trata de Raúl Isaías Baduel,al que ven en la foto que acompaña esta entrada) de mantener relaciones con organismos militares de Estados Unidos y con autoridades de España, interesadas en inversiones en Venezuela y que se beneficiarían con un cambio de gobierno. De acuerdo con él, acciones para convencer a la Fuerza Armada Nacional para que participe en ataques de orden constitucional, ya estarían siendo ejecutadas.

El periodista resalta también las maniobras de la oposición, que actualmente es mayoría en la Asamblea Nacional, para dificultar los intentos del gobierno de enfrentar la actual coyuntura económica, apuntando a reforzar el disgusto popular y generar un colapso en el país. Para él, la derecha no desiste de intentar consumar un golpe de Estado, violando la Constitución Nacional, y dar fin a las conquistas sociales alcanzadas durante el gobierno de la Revolución Bolivariana, liderada por Hugo Chávez.

"Está claro, para la mayoría de los venezolanos, que por detrás de ese plan, se ocultan las ansias de poder de un grupo de dirigentes que no se atreven a declarar sus verdaderas intenciones. ¿Cuáles son esas intenciones? Consumar un vulgar golpe de Estado, derrocar al presidente constitucional, Nicolás Maduro, violar la Constitución y desatar un revanchismo feroz”, dijo Rangel, agregando que la oposición tiene también interés en generar violencia contra el pueblo, causando un clima de fragilidad e inestabilidad.

Uno de los líderes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, también acusa a Estados Unidos de intentar debilitar al gobierno bolivariano, a través de un decreto en el que califica a Venezuela como una "amenaza no usual y extraordinaria”. El supuesto golpe, según él, tendría apoyo también de los medios de comunicación y de los Gobiernos de España y de Colombia.

El principal opositor del gobierno en las últimas elecciones presidenciales y actual gobernador del Estado de Miranda, Henrique Capriles, defiende la realización de un referendo para anular, anticipadamente, el mandato del presidente Nicolás Maduro, con la justificación de que, de esta forma, se podrá evitar un golpe de Estado, reconociendo claramente la gran posibilidad de la oposición de intentar realizar el golpe.

site.adital.com.br

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para los Estados Unidos solo es cuestion de dinero, ellos no pueden pensar mas que en que
todo se compra, si hasta quitan y ponen los Papas o vicarios de Cristo a base de dinero.

Pero el alto mando del ejercito de Venezuela hast ahora ha resistido las ofertas.

Porque asi es la democracia una mercancia mas que al final deja muchas ganancias.

Anónimo dijo...

seguro que si ese general estaria en una dictadura de derechas ya lo habrian eliminado con un grupo paramilitar facho como triple a, patria y libertad o GAl. pERO Como se trata de la dictadura Roja ese tipo anda vivo. Una diferencia notable entre fachos y Rojos. La Excepcion la haria de acuerdo a nuestros medios de comunicacion Stalin, quien al parecer sacrificar un poco de carisma, haciendo lo mismo que hacen los occidentales era necesario para que se mantuviera unida la URSS.