viernes, 29 de abril de 2016

Rusia gusta en demasía del lenguaje diplomático

Hasta dice respetar el "derecho" de otros a amenazarla; sin embargo, esos otros, sus vecinos, no se cortan un pelo en llamar a las cosas por su nombre. Es obvio que son más enemigos que vecinos o "socios".

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha afirmado que Suecia es un país neutral para Rusia pero que si Estocolmo decide unirse a la OTAN Moscú "se verá obligado a responder de manera técnico-militar" a este cambio geopolítico. La declaración ha sido hecha en una entrevista concedida este jueves al diario 'Dagens Nyheter'

Lavrov explicó que Rusia no consideraría a Suecia como un país enemigo incluso si Estocolmo se uniera a la alianza, pero ha añadido que el Kremlin se vería obligado a reaccionar a un cambio estratégico en la frontera septentrional rusa: "Tener en el norte a un vecino neutral es una cosa. Y otra muy diferente es cuando este vecino es miembro de la OTAN".

El ministro subrayó que la alianza atlántica "proclama que su objetivo es contener a Rusia, a la que percibe como su principal amenaza". Esta postura de la organización hacia Moscú deja clara la necesidad de tomar medidas adecuadas para la seguridad del país. 

"Con respecto a Suecia: reafirmamos el derecho de cada país a decidir qué tipo de seguridad elige el Estado en función de sus intereses nacionales", dijo Lavrov y agregó que "tal vez lo correcto sería pedir la opinión del pueblo sueco" sobre si desea ver a su país dentro de la OTAN.

RT

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En demasía, tú lo has dicho. Y solo se me ocurre que es una estrategia para que la acepten otra vez (si es que alguna vez estuvo) en el círculo. Aunque cuesta trabajo pensar que aún no se hayan dado cuenta de que no les va a servir de nada.

Anónimo dijo...


Al final la burguesia sueca, dejan de hacerse los suecos y buscan cobijarse bajo las bombas
atomicas de los dolares, de todas formas los premios Nobel que es su principal producto se
vende en dolares.

En todo esto no hay nada politico, todo es religioso, a las elites no les queda mas recurso
que refugiarse en la llamada "ultima trinchera" el oscurantismo para dominar la poblacion y
los Estados Unidos y la OTAN se venden como los lideres de la cristiandad para enfreentar
al Oso Ruso en Israel cuando llegue el Armagedon.

Una clara evidencia de que ni los fanaticos confian en el cuento de las tropas celestiales.