domingo, 26 de junio de 2016

No lo puedo evitar: me gustan Rusia y Gibraltar

Por muchos que otros se emperren, yo no veo a los rusos como mis enemigos. ¿Son capitalistas? Sí, pero no imperialistas. Por el momento. Es más, no creo que lo sean nunca, excepto si les surge otro Yeltsin borracho. Veo que ellos, sólo quieren comerciar con otros países y para eso evidentemente necesita expansionar su área de influencia. Como todo quisqui, vaya. Bueno, como todo quisqui no, porque Moscú en sus acuerdos comerciales no impone a nadie condiciones enseñándoles tanques o misiles nucleares y si no aceptas te mando a la Edad de Piedra. 

Si miramos hacia América, Moscú apoya y defiende las políticas de países como Cuba o Venezuela. Sobre Venezuela dirán los listos que lo hace por petróleo, pero a Rusia le sobra ¿Y Cuba? ¿qué puede ofrecerles? Solo dignidad. ¿Te parece poco? En cuanto a quienes consideran que su actuación en Siria es la típica de una potencia imperialista que entra en competencia con otras, nada de nada. Sus intereses en Siria están vinculados a su supervivencia como nación independiente. Siria es la puerta que, de abrirse, regaría al fascismo imperial por los campos del Cáucaso, tras aplastar previamente a Irán. No sería, probablemente, una guerra nuclear porque antes ya se encargarían de minarla por fuera mediante un monstruoso despliegue mediático y por dentro generando una "oposición" dirigida por gente como Garri Kasparov.

Seguro que Rusia se alegra de la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE). No pasará mucho tiempo para que una UE (Alemania) debilitada modifique su postura frente a las sanciones antirrusas impuestas desde EE.UU. pues ahora las contradicciones interimperialistas se agudizarán de manera mucho más rápida y vamos directos al "sálvese quien pueda". En ese sentido la presencia de una Rusia fuerte que contrarreste una hegemonía unipolar de la que vuelve a hablarnos Hilary Clinton, a la que le está haciendo la campaña Donald Trump, nos beneficia a todos independientemente de que nos gusten o no, determinados sistemas políticos.

¿Y qué pasa con Gibraltar, el resultado de una confrontación de dos potencias colonialistas de la época? ¿Votaron no al Brexit porque son racistas o xenófobos? Viaje a Gibraltar con humildad, aparque, si lo tiene, su sentimiento de superioridad (inducido) de cola de ratón y hable con los llanitos en plano de igualdad ¿Qué otra cosa podrían hacer los habitantes de la Roca para defenderse? 

Es comprensible que quienes llevan 300 años viviendo allí se alineen hasta con el diablo con tal de que no los expulsen de su casa que es lo que pretende hacer un contumaz fascismo llamado régimen español que, por cierto, es el primero al que le importa tres carajos el futuro y el trabajo de diez mil españoles. Ahora se prepara para hacer lo mismo que hizo Franco en 1969. Y ahí siguen los llanitos. Y seguirán.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Los anglosajones tienen el mismo gen que los perros bulldog cuando muerden no sueltan.

Y la guerra por Gibraltar seria contra todos los anglosajones del mundo, se deben de acordar
del show de Las Malvinas.