sábado, 22 de octubre de 2016

Aquellas aguas ponzoñosas de la traición reformista...

Santiago Carrillo debe estar sonriendo desde la tumba viendo su gran "obra". Enorme purga orgánica en el PCE, mientras otros purgan cárcel desde hace años por comunistas revolucionarios y nunca se acordaron de ellos.

El 20 de octubre de 2016 el Comité Central del Partido Comunista ha abierto expedientes disciplinarios con suspensión cautelar de la militancia a 33 comunistas, 28 por la firma de un manifiesto de denuncia y solidaridad ante la razzia que está sufriendo la Fundación Domingo Malagón.

Su "crimen" ha sido denunciar en un artículo las prácticas autoritarias del actual núcleo dirigente del PCE/PCM contra la Fundación Domingo Malagón (entidad cultural dedicada a la memoria histórica). A dicha entidad cultural los autores de la purga la  desvalijaron y asaltaron (hay una denuncia penal por los hechos acaecidos y tendrán que responder ante los tribunales de justicia) y además pretenden imponerles un patronato contra su voluntad.

Una persecución anticomunista de estas proporciones y contra personas tan íntegras y decentes (precedida por la previa expulsión de más de 5.000 militantes de IUCM) no se había vivido en España desde el franquismo. Paradójicamente, estos sujetos son quienes se llenan la boca con la “confluencia” y la “unidad popular”.

La sola lectura de la lista de personas sancionadas (con décadas de militancia, algun@s incluso sufrieron la cárcel y la clandestinidad) da escalofrío y muestra hasta dónde ha llegado la pérdida del sentido de la realidad y el sectarismo en el actual PCM:

Víctor Díaz Cardiel, Marisa Castro, Juan Ramón Sanz, Rodrigo Vázquez de Prada, Daniel Morcillo, Noemí Ruiz, Luis Cabo, Antonio Gallifa, Javier Moreno, Juan Grajera, Raquel López, Pepe Serrano, Santiago Armesilla, Carmen Sánchez, Miguel Pastrana, Rosa Minguela, Felipe Rosado, Gisela Meyer, Carlos Penit, Marita García, Antero Ruiz, Juan González, Mariano López Monreal, Mercedes Mateos, José Luis Hernández Espigares, Iván de la Casa, Paloma Vázquez, Rafa Páez, Emilia Salas y Paco Frutos.           

Sin embargo, el personaje que hoy detenta la secretaría general del PCM, Álvaro Aguilera, ha llamado ladrones a estos militantes ejemplares. 

Este sujeto, que desprecia cuanto ignora, ni siquiera había nacido (tiene 30 años) cuando muchos de quienes figuran en esta lista penaban en las cárceles, sufrían los rigores de la clandestinidad, les torturaban o les despedían del trabajo.

El compañero Mariano Monreal, nos escribe con amargura lo siguiente:

“Recientemente he obtenido del Archivo Histórico Nacional una copia de mi expediente policial de la dictadura franquista y ahí se dice que estaba en una lista de estudiantes a los que no se les debía dar ni el pasaporte, ni  el carnet de conducir porque éramos firmantes de manifiestos reclamando diversas libertades democráticas.

Ahora más de 40 años después Álvaro Aguilera y sus amigos de  la dirección del PCM  vuelven a hacerme lo mismo por haber firmado otro manifiesto...”

Hay una buena manera de que sientan la solidaridad y el apoyo de cualquier demócrata, de cualquier persona decente, convirtamos el acto de clausura de la VIIª Escuela "Memoria es Libertad" (que un  año más organizan el Foro por la Memoria y la Fundación Domingo Malagón) en un acto masivo y unitario de homenaje y reconocimiento.

A la lucha y a la heroicidad demostrada en muchos años de militancia y a la de tantos miles de combatientes, le debemos la democracia.

Por encima de cualquier diferencia política, merecen el respeto, el homenaje y el reconocimiento de cualquier demócrata, de cualquiera que tenga noción de cuál es el valor de la libertad.

La difusión de este acto (y la presencia si es posible) es una buena manera de que mostremos nuestra solidaridad con estos y los demás sancionados.

Javier Cobo

Coordinador Comarca VI de IUCM


No hay comentarios: