lunes, 17 de octubre de 2016

En Alsasua ya hay detenidos, pero en Ceuta no hay ni uno

¿Quién disparó a Hicham? La UDYCO cuenta con testigos capaces de identificar a la pareja que, tras acosar a varios menores, terminó implicada en el grave disparo a bocajarro recibido por un vecino del Recinto, que solo quiso mediar.La principal hipótesis manejada: que sean unos agentes.

Hicham M., vecino del Recinto, de 27 años, se encuentra en estado “muy grave”, ingresado en la UCI del Hospital Universitario, tras una primera intervención quirúrgica complicada, practicada en la madrugada del viernes al sábado después de verse envuelto por pura casualidad en un suceso fatídico. Este joven, al que sus amigos llaman Tarruko, quiso mediar entre unos menores que estaban viéndose acosados por dos adultos a tan solo unos metros de la sede de la Jefatura Superior de Policía, en el Paseo de Colón. La respuesta de uno de estos sujetos no se hizo esperar, sacó un arma de un bolso tipo riñonera y tras efectuar un primer disparo al aire, dirigió el segundo contra Hicham, causándole graves daños en al abdomen. Después, tal y como al poco de producirse el suceso adelantó FARO TV, la pareja abandonó el lugar despacio, dándoles tiempo suficiente a amenazar a los regentes de dos locales abiertos a los que instaron a no decir nada. A uno de ellos, además, trabajador de una cafetería, le encañonaron, marchando después del lugar descendiendo por la calle Teniente Olmo, sin ser detenidos por agente alguno.

Fue un amigo de Hicham, que se encontraba en el momento del suceso junto a él, el que lo trasladó en su vehículo rápidamente al Hospital, a donde llegó con una bala de entrada con trayectoria hacia el intestino, que quedó alojada en la cadera. En la intervención se le tuvo que extirpar parte del intestino e ingresar posteriormente, muy grave pero estable, en la UCI. La actuación del equipo médico de guardia fue clave para actuar con rapidez ante un suceso sobrevenido y de tanta gravedad.

Agentes de la Policía Científica acudieron rápido al lugar para intentar recoger pruebas sobre el escenario del crimen. A la par llegaron agentes del CNP y Local para, más tarde, intervenir la UDYCO. En el lugar se contó de primera mano con testigos capaces de reconocer al autor del disparo y a su acompañante sin género de dudas al ir a cara descubierta. Desde el primer momento, estas personas manifestaron a la Policía y a El Faro que presumían que los individuos fueran miembros de alguna fuerza de seguridad del Estado “pero de los desplazados de la península, por su acento”, recalcaron. Incluso un testigo llegó a apuntar hasta el posible modelo de arma empleada al tener conocimientos profesionales en esta materia. Durante la noche y madrugada estuvieron revisándose cámaras de seguridad de la zona, como la situada justo encima del Mercado, además de otra en un restaurante de la ciudad por donde, se sospecha, podrían haber estado los buscados antes del suceso.

La principal hipótesis sobre la que se está trabajando apunta a lo avanzado por los testigos: que sean miembros de una fuerza de seguridad del Estado o militares con arma particular que en el momento del suceso estarían bajo los efectos del alcohol o consumo de drogas. No obstante hay más hipótesis. Ayer se pidieron fotografías de componentes de unidades desplazadas a Ceuta como es el caso de la UIP para ser revisadas por los testigos. Por parte de los jefes se instó a llamar a componentes de estas unidades que estaban fuera de servicio. Anoche no había arrestos confirmados.

elfarodeceuta.es

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ni los va haber, esos ya estan a la fuga en la peninsula y bien cobijado,,,