jueves, 20 de octubre de 2016

Exigen la salida de la banda terrorista OTAN

Con un discurso radical y vibrante, Marco Rizzo se presentó ante el Senado junto con una treintena de militantes del renacido Partido Comunista del que es secretario general.

En el llamamiento, el PCI reafirma su anti-otanismo en un discurso aprobado por las bases del colectivo, en el que se refieren a un contingente de 140 soldados italianos, listos para ir a Letonia, donde se unirán a uno de los cuatro batallones de la Alianza Atlántica, que forman parte de una llamada “Fuerza de Disuasión” contra una supuesta amenaza rusa.

“Ya hemos demostrado que los soldados italianos se han convertido en meros empleados de la Alianza Atlántica, con el anuncio de la participación de nuestros militares impartida, como si fuera una orden, directamente por el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg”, manifestaba Rizzo, añadiendo: “Es un paradigma que se repite en las decisiones políticas, económicas y militares. Cuando nuestros políticos regresan a Italia desde Bruselas ya traen un cuaderno con las tareas a cumplir“.

Otras asociaciones y partidos se han unido a las protestas contra la participación militar italiana en Letonia, como el Movimiento 5 Estrellas, pero para los comunistas italianos, en el escenario político actual, un cambio en el timón del gobierno sería la mejor noticia.

Rizzo señaló que la cuestión de fondo se llama Moscú. El secretario general del Partido Comunista italiano se refiere a “el deterioro infame de las relaciones con Rusia, un socio clave, tanto desde el punto de vista económico como diplomático“.

“No podemos permitir que Rusia se aleje de Europa, y menos aún que se construya un escenario en el que la atmósfera sea aún más densa y siniestra que durante la guerra fría.” 

Agencias

2 comentarios:

José Koba dijo...

Para evitar confusiones: Marco Rizzo es Secretario General del marxista-leninista Partito Comunista y no del resucitado PCI eurocomunista.

Anónimo dijo...


Se esta complicando el panorama y es lo que indica tiempos peores, pues se volvera a los tiempos
de los bombazos y las muertes en las calles porque el sistema no se rendira.

Es seguro que ahora la elite italiana tiene sus dinerito en la banca anglo-judia por seguridad y los
gringos los obligaran a actuar contra los nuevos rebeldes.

O les enviaran a Europa los cristianos evangelicos que lograron destruir la corriente progresista en
America Latina hastaa votando por la muerte en Colombia.