miércoles, 19 de octubre de 2016

Falangista y machista

Qué "curioso". En este caso no acudió personalmente el director de la Guardia Civil como sí lo hizo en Alsasua. Qué cara más dura tiene el tipo este...

Una patrulla de la Guardia Civil junto a otra patrulla de Policía Local del municipio cordobés de Rute han resultado agredidos en una intervención tras un tiroteo entre varias personas, registrado el día 10 de octubre en la calle Benamejí de dicha localidad, según informa la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

En una nota, detalla que al llegar al lugar los agentes comprobaron que efectivamente se habían efectuado disparos desde el interior de una vivienda y se encontraban heridas varias personas, al parecer como consecuencia del enfrentamiento entre dos familias. 

Cuando los agentes iban a detener a los presuntos autores de los disparos, según AUGC, unas 30 personas se abalanzaron sobre ellos y agredieron tanto a los agentes, como a los detenidos, incluso golpeando con una barra de cobre en la cabeza y rostro a uno de los guardias civiles.

Agencias

¿Sabías que el actual director de la Guardia Civil consintió durante varios meses, que un guardia no fuera apartado del servicio a pesar de haberse probado que maltrató, torturó y violó a una compañera a la que, además, hizo abortar a la fuerza?.


2 comentarios:

Anónimo dijo...


Segun parece a nivel mundial hay una contraofensiva en contra del abuso policial.

Es curioso que el jefe del sindicato de policias de Estados Unidos pedia disculpa por los abusos, lastima no
sea como Jesuscristo y pueda resucitar los muertos.

En la democracia todoloresuelve un sorry.

Anónimo dijo...

La cocaína viajaba en el coche oficial de la Guardia Civil

Además los guardias civiles se encargaban de facilitar la entrada de las mulas una vez que pisaban suelo español. Según la Fiscalía, la banda fracasó en varios intentos de introducir cargamentos de cocaína a través de la Terminal 4 del aeropuerto, hasta que el 10 de julio del año pasado lograron ejecutar su plan cuando un colombiano que tenía residencia legal en España,

Aterrizó en Barajas y uno de los guardias civiles fue a recibirle al pie del avión con su vehículo oficial de la Guardia Civil. Le recogió, le subió en el asiento de copiloto y lo llevó a la zona VIP del aeropuerto, también conocida como sala de autoridades. El guardia civil le dijo a los policías nacionales que comprueban la identidad que su acompañante era un coronel colombiano que “tenía mucha prisa porque iba a acudir a un acto de la Guardia Civil”.

Así consiguió que la policía hiciera la vista gorda y que los guardas de seguridad tampoco registraran ni comprobaran su equipaje, donde llevaba 13,5 kilos de cocaína.

/movimientopoliticoderesistencia.blogspot.fr