martes, 25 de octubre de 2016

Hubo en Bielorrusia más de cien batallones punitivos nazis

Todos eran ucranianos, ninguno era bielorruso.

Solo se puede luchar contra un oponente si está armado y asesinar civiles es un crimen que no prescribe. En los documentos de UNA-UNSO y UPA se expresa abiertamente la necesidad de acabar con la población de otras nacionalidades –polacos, rusos y judíos- para lograr la independencia. También hablaban de los bielorrusos, los residentes de Polesia [región de la frontera entre Bielorrusia y Ucrania entre Polonia y Rusia]. Eso es el fascismo.

Los representantes de Stalin en los Juicios de Núremberg no enviaron materiales sobre los crímenes de UPA, dado que la parte occidental de Ucrania y Transcarpatia formaban parte de la Unión Soviética y, por lo tanto, los crímenes cometidos por el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) debían responder ante la legislación de la Unión Soviética, no a la legislación internacional. Puede que fuera un error de Stalin, aunque no uno definitivo. Se aplicó estrictamente la ley soviética en las acusaciones contra UPA.

Según la legislación de la URSS, UPA era considerada una organización terrorista, por lo que tras la derrota, una parte sustancial de sus miembros se refugió en Estados Unidos y Canadá. Los graves crímenes de UPA contra la población inocente y desarmada de mujeres, ancianos y niños han quedado repetidamente probados.

La ideología de UPA estaba basada en el odio nacional y en la persecución de las personas sobre la base de la nacionalidad, algo que en sí es una violación del derecho internacional. El hecho de que esa ideología de odio se utilizara durante el golpe de Estado en Ucrania, como ocurrió por ejemplo en Odessa, donde civiles fueron quemados vivos, prueba su naturaleza criminal y fascista. 

Sin género de duda, está claro quién organizó esta masacre de Odessa [Odessa Jatyn, en referencia al pueblo bielorruso que sufrió una masacre de tales dimensiones que su nombre ha quedado identificado como sinónimo de masacre en la lengua rusa]. Lo importante no es cuándo habrá un nuevo Núremberg. Lo importante es que habrá uno antes o después. Y no hay amnistía posible para crímenes contra la humanidad.

slavyangrad.es

1 comentario:

Anónimo dijo...


Si Stalin los lleva a Nuremberg los dejan libres a todos por asesinos democraticos.

Recordemos que a los alemanes se perdono bajo la amenaza de las bombas atomicas que solo tenian
los gringos que se proponian utilizar a todos esos criminales en las nuevas instituciones democraticas.

Una prueba es que por cada aleman que se sanciono se sancionaron 20 japoneses cunado la guerra en
el Pacifico fue solo una guerrita pero como los japoneses le dieron duro los gringos se vengaron.